Hebe de Bonafini junto a integrantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, impidieron ayer lunes que se llevara a cabo una orden de allanamiento para realizar un inventario de la totalidad de los bienes de la fundación.

La orden de allanamiento, fue firmada por el juez Javier Consentino tras el levantamiento de la feria judicial.

Advertida sobre el operativo, Hebe se encerró en la sede ubicada en Hipólito Yrigoyen al 1500, junto a varias integrantes de la organización.

“No sé cómo les da la cara. ¿No les da vergüenza a ustedes y a quienes los mandan?”, manifestó Bonafini.

“Aunque usted no lo crea, venimos de buena fe a cumplir una orden”, contestó un oficial de justicia, ante lo cual la titular de las Madres le respondió: “Estoy cansada de los buena fe que nos roban a todos. No les creo”.

Conforme se puede observar en una foto subida a la cuenta de twitter de Madres, el oficio judicial manda a realizar un “inventario sobre la totalidad de los bienes existentes” y menciona que, si existe “algún tipo de riesgo en la conservación de los bienes inventariados”, los funcionarios judiciales están facultados para “proceder a la inmediata clausura del inmueble y/o de los sectores donde éstos se encuentren depositados”.

“Asimismo, quedan facultades a requerir el auxilio de la fuerza púbica, a allanar domicilios, y a solicitar los servicios de un cerrajero en caso de resultar necesario”

En fin, el allanamiento no pud ser realizado, dejándose constancia de ello por acta judicial.