Con el objetivo de controlar el tránsito vehicular sobre la Ruta 1, se habilitó el funcionamiento de dos radares fijos en los puntos de acceso a San José del Rincón. Fueron colocados en los kilómetros 7 y 10. En ambos sentidos, la velocidad permitida es de 60 kilómetros por hora.

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) inspeccionó los radares y dio el visto bueno a la Agencia Provincial de Seguridad Vial (APSV). Días atrás, Osvaldo Aymo, subsecretario de la APSV, firmó la resolución habilitante para su entrada en funcionamiento y los controles empezarían la semana próxima.

Los radares fijos tendrán la misma operatividad que los demás controles ubicados en las rutas provinciales, con una máxima de 60 kilómetros por hora y multas que aumentan en su monto según el exceso de velocidad registrado. Además, está previsto que se instale un sistema de fotomultas en los semáforos dentro del sector controlado.

Los carteles apostados a la vera de la arteria anticipan el límite de velocidad de “máxima 60”, lo que establece como requisito excepcional para habilitar la radarización en el corredor provincial costero.