La AFIP extendió oficialmente hoy hasta el 30 de junio inclusive el reintegro del 15% a sectores vulnerables por consumos con tarjeta de débito.

La decisión de prorrogar el instrumento durante tres meses beneficia a las personas jubiladas y pensionadas que cobran el haber mínimo, así como también los titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE).

“Extender el régimen de reintegros establecido por la Resolución General Nº 4.676, sus modificatorias y su complementaria, para las operaciones que efectúen sus beneficiarios hasta el día 30 de junio de 2021, inclusive”, determinó la AFIP.

La herramienta consiste en un reintegro de hasta 700 pesos mensuales por beneficiario con un monto máximo de 1.400 pesos para titulares de la AUH con 2 o más hijos.

Los fondos reintegrados se acreditan en forma automática cuando las personas beneficiarias realizan compras en comercios con la tarjeta de débito donde perciben sus prestaciones, explicó la AFIP.

Además, aclaró que las operaciones abonadas con esas tarjetas bajo la modalidad de Pago Electrónico Inmediato (PEI) o códigos de respuesta rápida (QR) también están alcanzadas por el beneficio.

La extensión del mecanismo hasta el 30 de junio está prevista en la Resolución General N° 4956, publicada este miércoles en el Boletín Oficial.

El reintegro a sectores vulnerados fue creado por la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva como una herramienta para apuntalar la demanda.

Se estableció un régimen de reintegros de una proporción de las operaciones que las personas humanas -en carácter de consumidores finales- abonen por las compras de bienes muebles realizadas en comercios minoristas y/o mayoristas, mediante la utilización de tarjetas de débito, asociadas a cuentas vinculadas a los beneficios de jubilación, pensión y/o asignación, abiertas en entidades financieras comprendidas en la Ley Nº 21.526.

“En el marco de la situación económica y social imperante, el citado régimen ha demostrado ser una herramienta eficaz para brindar ayuda a los sectores aludidos y fomentar el uso de medios electrónicos de pago, por lo que se estima oportuno mantener su vigencia hasta el 30 de junio de 2021, inclusive”, de acuerdo con el texto oficial.

El beneficio complementa distintas políticas implementadas por el Gobierno y representa un mecanismo adicional para amortiguar los efectos de la pandemia del COVID-19.

Desde que entró en vigencia este régimen de reintegro a sectores vulnerados, representó un impulso adicional a la demanda por una suma cercana a los 5 mil millones de pesos, según cálculos oficiales.