De a poco comienza a ganar terreno el clima político en Unión y más aún cuando los resultados no acompañan. El año que viene se volverá a elegir presidente en el club tatengue y hasta ahora nadie confirmó quién será candidato.

En primer lugar, habrá que esperar si Luis Spahn decide participar como principal figura del oficialismo. Lleva nueve años en su cargo y en algunas declaraciones dejó en duda su continuar como titular rojiblanco.

Desde que Spahn asumió en el poder nunca hubo una lista opositora y eso llevó a que siga como presidente sin elecciones de por medio. De esta manera, lleva nueve años como máxima autoridad en la institución.

Tanto tiempo al mando del club, le produjo un “desgaste” lógico con algunos dirigentes de la mesa chica. Diferencias y discusiones, llevaron a que Spahn disuelva en dos oportunidades la Subcomisión de Fútbol y eso generó más distancia con los hombres que eran de su confianza.

También se mencionó de una importante deuda que habría entre dirigentes. Esto agudizó aún más la crisis en la C.D. tatengue. Por otra parte, algunos no descartan que dos vicepresidentes sean fórmula para el próximo acto eleccionario, al margen de lo que quiera hacer el titular rojiblanco.

Son rumores que se comienzan a escuchar en los pasillos de la institución de la avenida.