Foto: Prensa Colón

Colón volvió a los entrenamientos bajo las órdenes de Eduardo Domínguez y se preparar para el Torneo de la Liga Profesional. Mientras los jugadores se vuelven a poner a punto físicamente, desde la dirigencia trabajan para retener a los futbolistas que pidió el técnico.

Novela aparte es la de Luis Miguel Rodríguez con Colón. El delantero tiene contrato con el club hasta el 30 de junio, es decir que vence en 7 días. El Pulga es un hombre clave para el proyecto de Domínguez, por lo que los dirigentes iniciaron la misión de extender su vínculo.

Leer más: Colón es el equipo de Argentina con más jugadores revalorizados

El delantero volvió a Santa Fe días antes de iniciar la pretemporada para escuchar cara a cara la oferta de José Vignatti. El presidente del Sabalero le ofreció un contrato por dos años y medio con un buen incremento en su salario. Pero cuando todo parecía estar encaminado para firmar su renovación, el Pulga se volvió a Tucumán.

La verdad es que el jugador maneja tres ofertas: Gimnasia de La Plata, Colón y Atlético Tucumán. Este último es el equipo que lo vio nacer y su presidente, Mario Leito, intenta repatriarlo hace tiempo. “El regreso del Pulga es muy factible, le hicimos una propuesta muy buena. Lo que le estamos ofreciendo es muy bueno para él y dependerá de las ganas que el tenga”, dijo el dirigente del Decano a CNN Radio Tucumán.

Aunque algunas versiones apuntan de que la vuelta del delantero a Tucumán tiene que ver con diferencias con la dirigencia del Sabalero, su viaje estaba planificado. Luis Miguel habría viajado a su provincia con el fin de vacunarse contra el Covid-19, por lo que contó con el permiso de Eduardo Domínguez para ausentarse en las prácticas.

Lo cierto es que son días claves para definir la continuidad del Pulga Rodríguez en Colón o comenzar a dar por cerrado un ciclo.