El helicóptero presidencial bajó en el medio del campo de deportes del club Social y Deportivo Río Negro de Rosario. Fue una sorpresa para todos: la noticia de que el Presidente iría a Timbúes a una visita oficial se había regado, pero nada se sabía de esta sorpresiva actividad.

“No fuimos informados, nos tomó por sorpresa. Frente a nuestros queridos socios y vecinos queremos desligarnos de toda responsabilidad”, aseguró la comisión directiva de la institución con cierto grado de enojo por la forma intempestiva en la que se manejó la comitiva presidencial. Tras confirmar que no habían sido informados del operativo que se montó en barrio Belgrano, indicaron: “Nos usó”.

El helicóptero bajó en el campo de deportes, ubicado en avenida Pellegrini al 6200, y de allí el mandatario nacional fue a visitar una fábrica de kayaks de un emprendedor de Rosario, Leo Aragües.

Desde la Federación Santafesina de Clubes y la Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs (Areda), acompañaron el fastidio de los directivos del club Río Negro y aseguraron que, de haber estado en el lugar, le habrían hecho saber al Presidente lo difícil que es administrar una institución sin fines de lucro con los constantes tarifazos que reciben.