La Diputada Ximena García, el Diputado Maximiliano Ferraro y el Diputado Mario Barletta junto a las Senadoras Gladys González y Carolina Losada, impulsan un proyecto de ley de “Presupuestos Mínimos para la Conservación y Uso Racional de los Humedales” que ya cuenta con el apoyo de más de 50 legisladores nacionales de Juntos por el Cambio, convirtiéndolo en el texto con mayor acompañamiento en el Congreso Nacional y que comenzará a debatirse el próximo jueves 22 de septiembre en un plenario de las comisiones con competencia en la Cámara Baja.

Los fundamentos de la propuesta -ingresada con el N° de expediente 4643-D-2022 en la Cámara de Diputados y con el N° 2292-S-2022 en la Cámara de Senadores-, destacan que los humedales, a través de sus servicios ambientales, nos abastecen de alimentos, agua y materias primas renovables, nos proveen de hábitats para la diversidad biológica, y mitigan los efectos del cambio climático, entre otros importantes beneficios. Es así que “permiten minimizar las consecuencias de eventos climáticos extremos, como inundaciones, sequías e incendios y preservar fuentes de trabajo y la calidad de vida en el largo plazo”.

Este nuevo texto es el fruto de varios meses de trabajo colaborativo en un esfuerzo para acercar y armonizar las diferentes miradas y las observaciones que los autores fueron recibiendo de diversos actores, reconociendo la demanda histórica existente de parte de la ciudadanía y de un sector productivo que exige certezas y seguridad jurídica.

Los ejes de la propuesta se centran en cinco herramientas concretas: una definición técnica con amplio consenso científico, la realización de un Inventario Nacional de Humedales, un ordenamiento territorial de los humedales, un período de aplazamiento de intervenciones y fondos de compensación a titulares de predios y estados provinciales que hacen esfuerzos para conservar sus humedales. Los autores manifestaron que se buscó realizar “un abordaje responsable de la diversidad de situaciones que existen en torno a los humedales, intentando fijar lineamientos claros para encauzar las tensiones económicas, sociales y ambientales inherentes a la gestión de los territorios y la planificación del desarrollo”.

La Diputada Ximena García (UCR-Santa Fe), señaló: “este proyecto significa un gran avance para nosotros porque es una propuesta equilibrada que logra proteger nuestros humedales y posibilita las actividades productivas bajo buenas prácticas y con criterios de uso racional en el marco del desarrollo sostenible”. Además, agregó: “la protección de los humedales se ha transformado en una demanda de la ciudadanía que hoy se encuentra movilizada e informada sobre las problemáticas ambientales, por lo que buscamos soluciones concretas mediante un proyecto que brinde seguridad jurídica a quienes viven y producen en humedales con instrumentos, alcances, plazos y responsables claros”.

En esa línea, el Diputado Maximiliano Ferraro (CC-CABA), destacó: “esta propuesta busca, a través de herramientas concretas, ampliar el conocimiento sobre estas áreas estratégicas, jerarquizar su consideración en la toma de decisiones, promover sinergias entre objetivos de política pública y apoyar los esfuerzos de conservación, siempre entendiendo que en los humedales se vive y se produce”. En cuanto al consenso alcanzado, el Diputado agregó: “es muy valioso que hayamos logrado un entendimiento común de que sí es posible compatibilizar las necesidades productivas con el mantenimiento de las características ecológicas de estos ambientes esenciales para la vida y el desarrollo sostenible”.

Sobre el proyecto también se explayó el Diputado Mario Barletta (UCR-Santa Fe): “la necesidad de establecer principios mínimos para conservar y garantizar el uso racional y sostenible de los humedales responde a que tienen un enorme valor biológico, ecológico, cultural y social”. Además, indicó: “la crisis climática global nos demanda que dejemos de mirar a un costado y pongamos el foco en las cuestiones ambientales, puntualmente hoy buscamos darle una mayor protección a los humedales que son claves para el sostenimiento de la biodiversidad y el desarrollo del hombre”.

Por su parte, la Senadora Gladys González (PRO-Buenos Aires) indicó: “después de mucho trabajo y escucha activa con distintos actores, logramos presentar este proyecto que tiene una mirada equilibrada entre la protección de los recursos naturales y el desarrollo productivo. Nuestro país necesita crecer y generar empleo sin comprometer a las generaciones futuras, y por ello es necesario producir cuidando el ambiente”. En la misma línea, la Senadora manifestó: “el proyecto es una oportunidad para generar certidumbre a todos los sectores e impulsar a las provincias a que ordenen sus territorios. En tal sentido, la ley permitirá planificar qué usos le damos a nuestros humedales y, de esa forma, protegerlos y conservarlos pero permitiendo el desarrollo de diferentes actividades ordenadas en el territorio de forma armónica”.

Hizo lo propio la Senadora Carolina Losada (UCR-Santa Fe), al remarcar que “Es fundamental que podamos generar acuerdos, unirnos y pensar políticas responsables de conservación sustentable para los humedales de nuestro país y las actividades productivas que en él se desarrollan. Debemos dar un debate serio que conduzca hacia una legislación moderna, que brinde certeza y previsibilidad, tal como lo hace el proyecto que hoy estamos presentando.” “Siento mucho optimismo al ver el importante consenso que hemos logrado para presentar este proyecto de “ley operativa”, que premia los esfuerzos de conservación, fortalece las capacidades estatales y fomenta el federalismo.”

Por último, los legisladores nacionales reflexionaron y reconocieron que “lograr una ley de humedales requiere vocación de diálogo, de escucha y consenso.” En ese sentido, sobre el texto final presentado y el gran apoyo recibido dentro de la coalición opositora, los autores indicaron que el objetivo siempre fue lograr una propuesta representativa de todas las voces, que sintetice intereses y problemáticas de los diferentes sectores y “en la que las posiciones equilibradas sean las protagonistas, alejadas de cualquier fundamentalismo que pueda obstruir el debate”. Por último, coincidieron en que cuidar los humedales “es cuidar nuestras posibilidades de producir, vivir, alimentarnos y recrearnos, preservando las condiciones para una Argentina productiva, sostenible, pujante y con futuro”.

DEJA UNA RESPUESTA