El gesto más noble: Bruno y Mauro Pittón no se olvidan los 12 años de formación en las inferiores de Unión. Y por eso quisieron retribuirle al club parte de todo lo que les dio: no sólo lo hacen adentro de la cancha, a las órdenes de Leo Madelón, sino también afuera, donando una biblioteca que se instaló en la oficina de Fútbol Amateur para los chicos y chicas de inferiores.

“La idea surgió hace un mes y con Mauro tratamos de llevarlo adelante lo más rápido posible ya que comienza el ciclo lectivo y para que se pueda aprovechar durante todo el año. Habrá libros en general, no queremos encasillar en un sólo tema. No serán todos vinculados al fútbol, sino que habrá libros de auto-ayuda, biografías de artistas y temas relacionados con la mujer” contó Bruno, el más grande de los hermanos en el programa oficial del Tate, La Vida Color de Unión, que se transmite por FM X 103.5 radio Universidad.

Además, el jugador que antes de debutar en primera cursaba el segundo año de Comunicación Social en el Instituto 12 Gastón Gori, reveló sus intenciones: “Tanto los chicos como las chicas que vayan a utilizar el espacio tienen que entender que no patearán mejor o peor la pelota por leer un libro, sino que estos ayudan a atravesar situaciones a lo largo de la vida”. Y completó: “Con Mauro queremos dejar un legado que sirva el día de mañana en los chicos del club. Conseguimos muchos libros de contenido y diversidad de temáticas. A una librería le hicimos la compra de unos 200 libros que serán donados a Unión. Lo más importante es que los chicos tengan acceso a algo que les pueda ayudar a abrir su cabeza”.

La inauguración fue este viernes. Muchos pibes del Tate estuvieron revisando los libros y se llevaron algunos ejemplares de la biblioteca. Es un poco de lo que los Pittón podían devolverle a su club, pero es mucho lo que esa institución se engrandece con el pequeño gesto.