La nena tiene once años, quedó embarazada como producto de una violación y hoy, a pesar de sus pedidos, las autoridades de salud de la provincia de Tucumán le impiden interrumpir el embarazo.

“Quiero que me saquen esto que me puso adentro el viejo”, suplicó la pequeña que desde hace años vive un infierno junto a sus hermanas. En diferentes momentos y con distintos agresores, las tres han sido víctimas de abusos sexuales.

Es que precisamente la nena vivía con su abuela luego de que descubrieron que el novio de la mamá había abusado de las dos hermanas mayores de la pequeña. Fue la madre la que luego denunciaría el caso de su hija menor.

De acuerdo con la denuncia de la mujer, la nena por disposición del Juzgado de Familia hace seis años está al cuidado y vive con su abuela materna. Según contó, hace cuatro meses el acusado, Eliseo Víctor Amaya, de 65 años, se quedó solo con su hija y aprovechó la oportunidad para abusar de ella.

La familia de la chica se enteró del embarazo el pasado 23 de enero cuando se lo detectaron en un Centro de Atención Primaria de la Salud. Desde entonces todo empeoró y una semana después ingresó al Hospital del Este Eva Perón por intento de suicidio, informó Página 12.

En paralelo al pedido de la pequeña de que se le interrumpa el embarazo, fuentes policiales revelaron que una médica que trabaja en Tribunales en el cuerpo forense constató que hay “alto riesgo obstétrico”.

Fuente: Página 12