Este lunes, al finalizar el horario dispuesto para las visitas, los agentes de la cárcel de Piñero realizaron el recuento de internos y notaron que faltaban dos presos de los considerados “peligrosos”.

A pesar de realizar el conteo en reiteradas oportunidades, los números seguían evidenciando la ausencia de los dos reclusos que ahora están prófugos. Instantáneamente se dio la orden de que se cerraran todos los pabellones y las puertas del penal, pero ya era tarde para evitar la extraña evasión de Hugo Peralta y Carlos D’Angelo.

Ambos internos ya vivieron esa adrenalina de escaparse el 8 de mayo de 2019, cuando lograron huir junto con otros siete internos del colectivo que los trasladaba al penal de Coronda por la autopista Santa Fe-Rosario.

Se comprobó que los reclusos se escaparon un carrito en el que se llevan las pertenencias durante las visitas familiares. A las cinco de la tarde, las visitas se fueron. Y con ellos, los presos. Nadie se dio cuenta hasta la noche, cuando se hizo el recuento habitual.

Video: Uno Santa Fe

El subsecretario de Asuntos Penitenciarios, Jorge Bortolozzi, se expresó al respecto: “Uno no puede menos que estar consternado y avergonzado por el bajo nivel de conocimiento y de contracción al trabajo de los empleados penitenciarios”.

Y agregó: “Violó cuatro controles antes del llegar al playón de Piñero y nadie lo requisó. Cuando yo entro me abren el baúl y me revisan. A estas dos personas con dos valijas enormes, con un carrito y con dos personas adentro, nadie las revisó”

Más tarde, explicó Bortolozzi: “Es imposible fugarse salvo que se haga la vista gorda, haya connivencia y mala praxis. Tienen una pésima formación (los empleados penitenciarios) y la corrupción ha formado a este coctel”.