Andrés Iglesias, más conocido como “Niño de Cobre” aceptó este miércoles una serie de medidas para evitar ir a juicio, pero su abogado aclaró que, contrariamente a lo que trascendiera públicamente, ello no fue en el marco de una causa por violencia de género.

Según explicó su abogado, Ignacio Alfonoso Garrone a Nexodiario, Niño de Cobre “no fue ni imputado ni tampoco se arribó a la suspensión de juicio a prueba con una calificación vinculada con un contexto de violencia de género, sino que lo fue como chantaje en grado de tentativa. No se agregó ninguna ley de protección de las mujeres. No está en la imputación”.

Por otro lado aclaro que “la probation no implica la asunción de responsabilidad ni culpa, sino simplemente implica afrontar determinadas pautas”.

“Cobre” está obligado a ejecutar un desagravio que se llevará a cabo a través de la red social Instagram desde la cuenta de Andrés Iglesias (@cobreart) como posteo público, que deberá dejar por 30 días visible, “arrobando” a la expareja.

Asimismo debe realizar un curso sobre “violencias del patriarcado” con su debida acreditación; someterse a la supervisión de la Dirección Provincial de Control Pospenitenciario; y debe cumplir con una reparación económica hacia la víctima.

Por último, Cobre debe fijar su residencia en ciudad de Santa Fe y dar aviso a la Oficina de Gestión Judicial y al Ministerio Público de la Acusación de cualquier modificación del mismo; abstenerse de abusar de bebidas alcohólicas y de consumir estupefacientes; abstenerse de mantener contacto personal y por cualquier medio (telefónico, electrónico, tecnológico, redes sociales o por interpósita persona) y de acercarse a una distancia menor a los 200 metros, de su expareja.