Durante agosto, los representantes de la Cámara de Eventos y afines de Santa Fe, en colaboración con la Agrupación Salones y Catering Unidos comenzaron las negociaciones entre el Ministerio de Salud, el Ministerio de Producción y Trabajo para habilitar los “Bailes Burbuja”.

Es decir, que los asistentes, sentados en una mesa, puedan pararse y bailar entre sí.

“Se hace alrededor de las mesas, no en la pista tradicional, o sea que la gente está dispersa por el salón y cerca de la mesa que le corresponde y que bailan los de la mesa, no es que vas a bailar con el de la mesa de al lado. Eso es el baile burbuja. Se busca la manera de dejar un lugar al lado de cada mesa para que haya espacio para que puedan bailar”, explicó una encargada de eventos a Diario Uno.

“Armarían sectores o cuadrículas con sogas donde la gente está adentro. Tienen que buscar la manera de que la gente no esté toda mezclada con toda, sino que nada más tengan contacto con su burbuja, con su grupo”, agregó.

“En los salones está todo desinfectado con mucho cuidado. Para pararte de la mesa les pedimos que se pongan el barbijo; para ir al baño van con barbijo; para ir al patio el que tiene que ir a fumar sale hasta el patio, se saca el barbijo para fumar y se lo vuelve a poner. Hay mucho cuidado dentro de un salón, está todo muy limpio. Creemos que no hay muchos argumentos para que nos sigan diciendo que no se puede” detalló.

El simulacro de fiesta
Para evaluar cómo sería el desarrollo de la fiesta con esa modalidad se acordó realizar una fiesta de prueba con personas voluntarias y analistas del Ministerio de Salud.

Este simulacro de fiesta se realizará en Rosario pero aún no tiene fecha, ya que se está esperando la aprobación del gobernador. “En base al resultado de eso la idea es que después el Ministerio de Salud nos dé la aprobación de este protocolo que había sido presentado ya por el mes de abril”. El sector de los boliches también podría aplicar esta modalidad.

Cómo es el “Baile burbuja” y en qué consiste el protocolo

Los organizadores indicaron que el evento de prueba durará 3 horas, bajo la modalidad lunch, para poder mostrar cómo se desarrolla el servicio gastronómico, la bebida y esta instancia de baile en un mismo sector: “La idea es que los integrantes de la mesa puedan pararse y bailar en ese lugar”

En tal sentido, el presidente de la Cámara advirtió: “Por el momento no habrá pista de baile. Si se empiezan a mezclar las burbujas, se baja la música y se termina”.

Para esta prueba se les va a solicitar a los involucrados un testeo rápido 72 horas antes del evento: “Esto se hará solo en el ensayo“. Y agregó Iván Hawryluk: “Una semana después se les va a realizar otro testeo a todos los participantes para demostrar que no hay contagios con esta modalidad”.

De todos modos, anunció que, si todo sale como esperan, una vez pasada la prueba piloto ya no será necesario el testeo para las fiestas abiertas al público.

Finalmente, indicó: “Desde que ponen un pie dentro del lugar, todos saben que la condición es esta si no tenemos el interruptor para apagar la música”.