“La verdad es que extraño”, dijo Agustín “Chivo” Rossi sobre Santa Fe. La cuarentena lo obligó a quedarse en Buenos Aires y el ministro de Defensa asegura que nunca pasó tanto tiempo sin volver. “La última vez que estuve fue el domingo 15 de marzo. Desde ese momento, desde el Ministerio de Defensa y las fuerzas armadas se llevó una fuerte actividad con motivo de la pandemia. Además hay una cantidad de restricciones para los que vivimos en el AMBA para ir a Rosario. Hace casi cuatro meses que no voy, debe ser el período más extenso de mi vida”, aseguró.

En una entrevista con Jorge Fontevecchia para Perfil, Rossi aseguró que es rosarino por adopción, pero que “mis cuatro hijos nacieron en Rosario y siento que es mi lugar en el mundo”. “Llegué a los 17 años a estudiar Ingeniería a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario, que este año cumple cien años. Llegué en 1977, mi primer año en la carrera”, indicó en el inicio de la extensa charla con el periodista.

Luego, el Chivo hizo referencia a la intervención fallida de Vicentin: “No me sorprendió la reacción de un sector de la sociedad ante una decisión de estas características. Nací en Vera, a 70 kilómetros de Reconquista, Avellaneda, que es la sede, el lugar de desarrollo de Vicentin. Hay que nacer en el interior del interior para ver qué lejos está el Estado”, sostuvo. Y agregó: “Para gran parte de la población de este norte santafesino, Vicentin queda más cerca que la Ciudad de Buenos Aires. Sumado a esta situación, el sector agropecuario y otros sectores económicos son los más apegados a las prácticas del mercado. No me sorprendió su reacción. Luego, sobre esta primera reacción se intentó generar una situación similar a del debate sobre la resolución 125”.

Además, Rossi indicó que “Vicentin tiene una historia en el norte de la provincia de Santa Fe que sus actuales directivos la tiraron por la borda a través de una administración absolutamente irresponsable. Van a tener que dar respuesta dentro del marco de la justicia penal, no solamente en la Argentina, sino a nivel internacional. Pero es una empresa que creció en la región”. Y agregó: “Con el rechazo de la iniciativa que acompañamos del gobierno de la provincia de Santa Fe, no sé realmente cuál va a ser el camino. Hablé con el Presidente. Siempre me dijo que el tema Vicentin lo preocupaba. Vio que alguien se ahogaba en medio del río e intentó rescatarlo con la convicción de que lo mejor es que la empresa siga funcionando y así pagar sus deudas y resolver las acreencias que tiene con los productores y los trabajadores, además del tema financiero. Fuimos a rescatar a alguien que se estaba ahogando y la respuesta fue no. El que se ahogaba quiso llegar solo a la costa, que era su problema”.

Agustín Rossi contó además sus conversaciones con el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y habló de la interna: “Conversé antes y después. Sé de su preocupación. Tenemos un gobernador en la provincia con sensibilidad especial con el sector agropecuario. Por tanto, tenía un termómetro de todas las cosas que sucedían”, dijo. Y completó: “El gobernador siempre tuvo la idea de que había que tener algún tipo de participación para tratar de rescatar a la empresa. No usemos el término rescate, pero sí quería que la empresa siguiera funcionando. La última propuesta fue en ese sentido. La idea era crear un fideicomiso y que en este fideicomiso participasen los que tienen acreencias, también la familia, y desplazar al actual management. Es insostenible la situación de los que la endeudaron y llevaron a esta situación con absoluta irresponsabilidad, personas que están siendo investigadas no solo en la Argentina, sino en otras partes del mundo, fundamentalmente en los Estados Unidos. Era una propuesta razonable y pensé que iba a ser bien tomada por la propia gestión de la empresa. Pero la audiencia de la semana anterior no resultó como esperábamos. El gobierno provincial también dará un paso al costado en virtud de los rechazos a distintas iniciativas”.