El 15 de julio del año 2010 se sancionó en Argentina una Ley que cambiaría la historia para siempre. En aquella jornada nuestro país se convirtió en el primero de América Latina, y el décimo el mundo, en consagrar la ampliación del matrimonio a personas del mismo sexo.

De acuerdo con aquel escrito, “el matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos. Con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.

Como antecedente a esta normativa, que fue la base fundamental para el reconocimiento legal y social de la diversidad, el 12 de diciembre de 2002 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se aprobó el proyecto de Ley de Unión Civil presentado por la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

El Puente Colgante encenderá hoy sus luces con los colores del orgullo. El emblema santafesino recordará aquella jornada histórica, a diez años de la libertad para amar.