Una joven santafesina sufre una terrible historia de acoso

Ella identificó al acosador pero en la policía no le tomaron la denuncia. Este lunes fue golpeada y amenazada por allegados del obsesionado y perturbador joven.

Una chica de 19 años vive una historia de terror y nadie se hace cargo de velar por su seguridad. La joven sufre acoso por parte de un alumno de la escuela N° 633 de Santa Fe (institución en la que ella estudió), que utiliza una falsa identidad en Facebook y amenaza a los docentes para conseguir datos de ella.

El pasado lunes, cuando la chica volvía a su casa, logro identificar al joven que la tortura. Fue entonces cuando aumentaron los problemas: Allegados al acosador la golpearon y amenazaron para que “cierre la boca”.

Todo comenzó en diciembre de 2018 cuando ella egresó de la Escuela Centenario de Bolivia y el obsesivo joven comenzó a seguirle el rastro porque ”ya no la iba a ver”.

“Me contactó por facebook pero con una identidad falsa. Comenzó hablándome como si fuese el hijo de una profesora y me di cuenta de la verdad cuando le pregunté a esa profesora sobre su hijo y me confirmó que es pequeño y no usa redes sociales”.

El acosador continuó realizando amenazas desde el falso perfil de las redes: ”Dijo que en los primeros días de clases iba a repartir plomo si en la escuela no le daban la dirección de mi casa”.

Las incesantes amenazas incluyeron a cuatro miembros del cuerpo docente de la Escuela. La joven acosada teme por la integridad de su hermana que asiste a la misma institución.

El lunes la joven fue interceptada y golpeada por varios jóvenes que circulaban en un auto, uno de ellos se bajó y comenzó a golpearla.

“Me dijeron que eso me pasaba por denunciar tanto a Alejandro y que la próxima le iba a tocar a mi hermana. Ella va esa escuela y él todavía va a esa institución. Cuando hablé sobre el tema con la directora me dijo que por mi no podían hacer nada porque ya no soy alumna y que por mi hermana vaya mi mamá a hablar  con ellos”.

El agresor sigue siendo alumno de la Escuela Centenario de Bolivia.

Tras la agresión, la joven se dirigió a la sub comisaría 18 de Cabaña Leiva donde se negaron a tomar la denuncia argumentando que “son cosas de redes sociales”.

En todo este tiempo el joven le mando fotos obscenas, fotos de armas, amenazas constantes, le decía “Santa Fe es chico y ya te voy a encontrar”.

Luego de un largo peregrinar esta mañana madre e hija se apersonaron en el MPA al aguardo de que alguien les tome la denuncia.

La madre dijo ” fui a todo lados, en fiscalía me dijeron que no podían emitir medidas de distancia porque no eran pareja. Luego en juzgado de familia nos dieron un papel por 120 días de no acercamiento y aún con eso ayer la golpearon a mi hija”.

Fuente: Aire

DEJA UNA RESPUESTA