El arquero de Colón es una de las figuras del equipo, y una de las explicaciones de por qué Colón goza de este presente. En el primer tiempo “Fatura” Broun había roto su anterior marca de minutos sin goles. 555 minutos estuvo Colón con la valla invicta, desde el gol que Telechea le hizo para Olimpo.

Pero apenas arrancó el segundo tiempo, el recién ingresado Mierez tuvo su primera oportunidad y no dudó, le pegó de media vuelta: una pelota envenenada por la cantidad de piques pero que parecía que Broun podía controlar con tanquilidad.

Pero el último pique traicionó al arquero sabalero. La pelota se le escurrió por debajo del cuerpo y entró mansita al arco de Colón, provocando el 1 a 1 parcial.