En base a los últimos informes acerca de la situación epidemiológica en la ciudad de Santa Fe, la ministra de Salud, Sonia Martorano, profundizó este martes las advertencias oficiales. Si no mejoran las condiciones en torno a los contagios, la ciudad podría volver a fase de aislamiento y habría nueve actividades que quedarían restringidas.

“Nosotros, recién estamos comenzando el ascenso, así que nos queda todo un mes de muchísimo cuidado. Pensamos que puede darse de manera lenta. Tenemos que aprender a convivir con el virus con los cuidados que ya conocemos: el barbijo, el lavado de manos, para que los contagios se vayan dando de manera controlada y el sistema de salud pueda dar una buena respuesta. Si hubiera un aumento de camas críticas, sería el momento de repensar todo”, subrayó Martorano.

Actualmente Santa Fe tiene un punto en contra respecto de los parámetros fijados a nivel nacional, ya que el tiempo de duplicación de casos nuevos es menor a 15 días. “Estamos en estado de alerta y siguiendo los indicadores muy de cerca”, acotó la funcionaria provincial respecto de la estrategia frente al COVID-19 con 3.557 contagios confirmados y 34 muertes.

Dentro del abanico que pueden cerrar las autoridades si no mejora la situación sanitaria se incluyen las actividades artísticas y su enseñanza, la apertura de grandes centros comerciales, la pesca deportiva y la navegación, el funcionamiento de cementerios, museos, bibliotecas y hasta las salidas recreativas.

Más allá de este análisis sobre lo que puede ocurrir a futuro, Martorano fue contundente respecto a la hora de leer los datos oficiales sobre lo ocurrido en las últimas semanas. “El 80 por ciento de brotes y contagios se produjeron en reuniones puertas adentro“, enfatizó.