Lilita madrina: Carrió estuvo de fiesta en Santa Fe

La diputada tuvo una participación estelar en el casamiento de dos de sus chicos de confianza. Las fotos y una inesperada confesión.

La diputada Elisa Carrió estuvo en Santa Fe. Pero esta vez, para tranquilidad de muchos políticos y empresarios, no llegó para investigar o denunciar un hecho de narcotráfico o corrupción. Lo hizo para ser la madrina de casamiento de dos de sus personas de extrema confianza: Lucila Lehmann y Lucho Bugallo.

“Lilita” participó, primero, del casamiento por iglesia, en Nuestra Señora del Huerto. Llegó a las 19, vio todo desde las primeras filas y prestó absoluta atención, evidenciando su interés por los asuntos eclesiásticos.

Luego empezó la fiesta. Sin protestar, se sacó innumerables fotos con los invitados al evento: no hay forma de que la diputada no sea el centro de atención. Ni la belleza de la parlamentaria del Mercosur, Mariana Zuvic (que la acompañó en la velada) pudo eclipsar a Carrió.

“Yo me quiero casar”, escribió divertida en su cuenta de Twitter, donde fue relatando diferentes momentos del casamiento. Se hizo fotografiar varias veces: saludando a los novios, recostada en un sillón y posando. Lució un vestido verde brilloso y una sonrisa espléndida. Por muchas horas, la diputada se olvidó de sus enemigos más acérrimos y de los problemas del Gobierno.

Lucho Bugallo y Lucila Lehmann son dos de los chicos que más confianza le inspiran a “Lilita”. Trabajan en su entorno y la conocen íntimamente como poca gente. Desde hace tiempo la flamante esposa trabaja en armar el Espacio Carrió en la Provincia. Odontóloga de profesión, Lehmann recorre intensamente Santa Fe para hacer crecer el partido de Lilita: inclusive, según pudo averiguar NexoDiario, podría ser uno de los números puestos para las próximas elecciones. La novia podría ser candidata a diputada.

Mientras tanto, Carrió se dedicó a celebrar la unión de sus dos personas de confianza. Con su presencia estelar en la celebración, “Lilita” bendijo a la joven pareja.