La seguridad de la provincia trabaja arduamente en la organización del próximo partido crucial que jugarán Union y Tigre en nuestra ciudad. La razón del miedo organizacional radica en la posibilidad que tiene el club rojiblanco de perder la categoría si no obtiene un buen resultado. Dicho panorama se ve muy afectado en cuanto a los diversos conflictos que fueron causados por los hinchas rojiblancos en las inmediaciones y dentro del estadio aquella tarde que fue empate en el 15 de abril, siendo éste el último partido disputado en Santa Fe por el primer equipo.

Ante este panorama, la Seguridad pidió a través de una nota formal a la AFA, que adelante el inicio del partido a las 17 horas con la finalidad clara y única de poder terminar el encuentro con luz de día y así controlar en mayor medida a los hinchas cuando desalojen el estadio.

Si bien todavía no hubo respuesta, todo indica que la misma será rechazada sin más. Las causales radican en que muchos encuentros deben disputarse en paralelo y la organización televisiva ya está adaptada para que los cuatro partidos se jueguen a la misma hora.

Así las cosas, el aparato organizativo deberá duplicar fuerzas e ideas para diagramar una seguridad que sepa que va a tener que actuar sin luz diurna. De no mediar ningún inconveniente extra, el partido comenzará a las 18 horas y, al momento, se jugará con público local.