El DT rojinegro dialogó en la previa al viaje que está efectuando la delegación rojinegra hacia la ciudad de Buenos Aires y comenzó siendo muy crítico para con la prensa santafesina. Específicamente se mostró muy enojado con un diario local que, sin dar nombres, cuestionó la veracidad de sus noticias.

“Hay un periódico que siempre ataca a Colón. Es mentira que Vega no juega porque se peleó conmigo. Hoy, la culpa porque no encuentro el equipo es mía. Ya me dijeron cómo son las cosas, de quién es el periódico e influenciado por quién. Pregunto, si las cosas no salen bien, lo más lógico es que cambie, porque si seguís haciendo lo mismoco, te seguirá sucediendo lo mismo, ¿no es cierto?. Entonces debo cambiar. No me gusta el puterío. Yo siempre voy a decir la verdad, sin exponer a nadie. No me gustan los grises a pesar de que sé que existen. A mí me gusta blanco o negro”

Además, se refirió al próximo encuentro que jugará su equipo y la necesidad de traerse un buen resultado de una cancha siempre difícil: “Julián Chicco tiene todas las condiciones para ser más de lo que es. Había empezado a rendir muy bien, pero apareció el Kily y jugó muy bien el partido con Platense. Kily necesita jugar porque viene de un parate largo. Lo que pasa es que no tenemos un margen de ponerlo cinco partidos, estamos urgidos por un rendimiento bueno y obtener puntos. A Gimnasia lo llevamos a Cardozo y pasó algo parecido a lo de Vega: necesitaba jugar partidos. Le llevó dos o tres meses y se puso realmente bien”.

“Nos sigue faltando el que se adueñe de la pelota en el medio y Paolo Goltz es el que se adueña de la defensa. Es muy respetado en el vestuario y es un espejo para todos los chicos. Está con una lesión rebelde. Espero que este parate de diez días hasta Estudiantes, le permita jugar. Tener once jugadores como Paolo sería genial”.

Con respecto a su futuro, se mostró muy confiado con poder hacer un buen proyecto dentro del club:  “Ojalá pueda quedarme un tiempo largo en Colón. Ahora, si después viene un árabe con un camello, capaz que me tengo que ir corriendo. Pero la realidad es que me siento bien y me gustaría quedarme mucho en este club. ¿Qué se hace en la Argentina a largo plazo?, nada. Va cambiando todo constantemente y es difícil planificar. El fútbol está metido en este concepto. La otra vez dije que no hablo más de los árbitros, porque ya está. Después te tildan de llorón. Nunca lo hice para tapar algún rendimiento”.