Los empresarios gastronómicos fueron los que más sufrieron por el parate obligado que significó la cuarentena. Pero desde hace un tiempo comenzaron a trabajar, otra vez, e intentan dejar atrás todos los meses en los que la recaudación fue igual a cero.

Sin embargo, algunos tendrían problemas para poder terminar de sacar la cabeza del agua. Así lo manifestó el dueño de un bar en Santa Fe, luego de que la Municipalidad les hiciera una multa que, según él indica, no tiene fundamentos.

“Increíble, pero 8 meses sin poder trabajar en el bar, abrimos y cuando comenzamos a levantar cabeza nos encontramos con acciones de la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe”, escribió Luis Holzinger, dueño de Stanley, el reconocido bar ubicado en plena recoleta santafesina.

Según indicó en un descargo de Facebook, en la noche del 4 de febrero realizaron en su bar un evento bailable, pero se siguieron todos los protocolos. “Hicimos el Rock & Blues a cargo de la genial Mona Moon y cerramos a la hora 00:00 siempre cumpliendo con todo”, escribió. Y continuó: “Con respecto a esas imágenes que adjuntan (en la multa), fueron extraídas del último evento de Tango que tuvimos el año pasado y antes de la cuarentena”.

El dueño del lugar dijo que ponía a disposición de la Municipalidad las cámaras del bar y la información de la empresa de alarmas, donde dice el horario de cierre del local, además de los cientos de clientes que podrían oficiar de testigos.

“Si cometemos errores corresponde la sanción, si no lo hacemos NO DEBERIAMOS ser apercibidos por nada. En un Estado de Derecho las cosas son así”, dijo indignado el dueño, quien aseguró que no pudo comunicarse con ninguna autoridad de la Ciudad y por eso se decidió a hacer el descargo en Facebook.