La Policía Federal detuvo este miércoles a la madrugada a Pablo Ezequiel Acotto, el principal sospechoso de las amenazas contra Ángel Di María y su familia en Rosario. Fue atrapado cuando salía de su domicilio durante un operativo que llevó a cabo la División Unidad Operativa Rosario junto a la policía de Santa Fe, bajo la mira del Ministerio de Seguridad de la Nación y de la provincia en cuestión. Acotto quedó comprometido en la causa por una charla que mantuvo con una mujer identificada como “Tamara”, donde confesaba ser el responsable de lo sucedido con el delantero de la Selección.

Pablo Acotto, quien estaba siendo investigado por narcotráfico confesó, en escuchas telefónicas, ser el autor, y Sara Belén Gutiérrez y Gabriel Ismael Pastore, cómplices, fueron detenidos por la PFA y la Policía de Santa Fe a través de PDI, cuando pensaban fugarse de su domicilio, dijo Patricia Bullrich, ministra de Seguridad de la Nación.

Al momento de la detención, Acotto portaba un bolso en donde posteriormente se encontraron 135 gramos de cocaína, incautada. Por lo cual, además de ser investigado por amenazas y disparos frente al Country Funes Hills Miraflores, donde vive la familia de Di María, ahora deberá enfrentar otros cargos por venta de estupefacientes. El fiscal federal Arzubi Calvo será el encargado de investigar lo sucedido.

En la vivienda del sospechoso también se encontró una pistola calibre 22 Bersa con tres municiones del mismo calibre, un pendrive, dos celulares, 13,5 gramos de cocaína, un reloj y una llave de auto. Además, se secuestró una camioneta Duster y quedó detenida la pareja identificada como Gabriel Ismael Pastore (27) y Sara Belén Gutiérrez (23), ambos con domicilio en Rosario.

El momento del secuestro de las armas en el domicilio del principal responsable de las amenazas a Di María   (Foto: Diario La Capital Rosario)

No veo que lo haya hecho un hincha de Newell’ s enojado porque Di María puede venir a jugar a Central. Por los medios elegidos y la repercusión que sabían que iban a tener tiene que ir por otro lado, dijo Socca, el fiscal encargado de la causa, descartando la posibilidad que la intimidación a Di María sea por el posible regreso a tierras rosarinas para vestir nuevamente la casaca azul y amarilla.

Un poco antes de la detención, fue encontrado el Renault Megane gris desde el que se arrojó la amenaza contra el futbolista en el country ubicado en las afueras de Rosario. Fue localizado por la Policía de Santa Fe cerca de las tres de la madrugada en la calle 1818 y Espinosa, a unos 15 kilómetros del country Funes Hills y se encontraba abandonado.

A través de un llamado del 911 se alertó la presencia de un auto sospechoso. Poco después, llegó la policía a corroborar la información de que se trataba del mismo coche.