Antes del accidente, Emiliano Sala respiró mucho monóxido de carbono

La División de Investigación de Accidentes Aéreos británica dio a conocer detalles desconocidos sobre la muerte del futbolista y reveló que ambos pudieron haber perdido el conocimiento tras inhalar grandes cantidades del gas.

El futbolista santafesino Emiliano Sala, fallecido en el Canal de la Mancha en enero pasado tras caer avioneta que lo trasladaba, estuvo expuesto a altos niveles de monóxido de carbono antes de morir, según un informe de la División de Investigación de Accidentes Aéreos británica (AAIB, en inglés).

Las pruebas toxicológicas indicaron que Sala padeció una cantidad elevada del gas que le podría haber provocado un ataque al corazón o dejado inconsciente antes del impacto de la avioneta contra el agua, según consignó la agencia de noticias EFE.

Sala viajaba de Nantes (Francia) para incorporarse al Cardiff City británico en un avión piloteado por David Ibbotson, cuyo cuerpo no fue encontrado aún.

La aeronave perdió contacto con el radar de la isla de Guernsey el pasado 21 de enero y semanas después fue hallada tras la insistencia de los familiares de Sala, quienes no claudicaron en la búsqueda cuando las autoridades de la isla desistieron de la misma.

“El AAIB está trabajando con los fabricantes de aeronaves y motores y la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) en los Estados Unidos para identificar posibles vías a través de las cuales el CO podría entrar en la cabina de este tipo de aeronaves”, dijo también.

La AAIB publicará un informe final una vez que su investigación haya concluido.

A fines de septiembre, la AAIB y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) realizarán una reunión técnica en Estados Unidos para continuar con el análisis pormenorizado de lo ocurrido con la aeronave. Allí también habrá representantes argentinos de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIAAC).