Una santafesina de 103 años denunció que “no la dejan votar”

Berta Ritvo quien expresó que "quería votar" para "levantar un poco la ciudad" con su sufragio.

Berta Ritvo, una santafesina de 103 años, había planeado ejercer su derecho a elegir precandidato en las elecciones primarias de este 13 de agosto.

Al consultar el lugar de votación se enteró que no se encontraba en el listado de electores. “Me sacaron del padrón ya dos veces, yo que quiero que la Argentina se levante y vuelva a ser lo que era. Y ahora me sacan del padrón, ¿a ellos les molesta que yo esté viva?”, preguntó indignada a Diario Uno.

Según el artículo 12 del Código Electoral, las personas mayores de 70 años están exentas de votar en las elecciones generales del país; sin embargo, muchos cumplen con el compromiso de todas maneras en cada mesa electoral.
Para Berta, votar significa “levantar un poco la ciudad”. Y agregó que ella “cuando alguien hacía realmente algo, lo volvía a votar pensando en las obras que podían seguir haciendo”.
Mirta Streiger, su hija, apuntó: “Cuando nos fijamos dónde teníamos que ir a votar, ella no figuraba. En las elecciones anteriores sí figuró y votó. En la anteúltima no figuraba pero la agregaron y pudo votar recién en la segunda vuelta”.
“Ahora no sé qué va a pasar porque según lo que averigüé en el Tribunal Electoral, primero me dijeron que no y cuando insistimos nos dijeron que llamemos en septiembre para ver si lo resuelve el juez electoral”, dijo Berta.
De carácter fuerte, con convicciones democráticas, pluralistas y progresistas Berta comentó que vota desde que se abrió el voto femenino en el país.
“En la época de la dictadura vinieron a mi casa tres veces a buscarnos a nosotros –todos los hijos– y como no estábamos la tercera vez se la llevaron a ella y a mi papá. En esa época tenía 63 años”, relató Mirta y recordó: “Tres meses estuvieron presos, por pensar diferente, por tener cuatro hijos universitarios que participaban en centros de estudiantes”.
Con respecto a las convicciones políticas cuenta que siempre se opuso a “la derecha” y acotó: “Pasé todos los golpes de Estado del país, desde 1930. Y remató: “¿Por qué no lo meten preso a Menem? ¿Qué me importa que sea viejo? Es importante porque está cobrando un sueldo de por vida. Antes estaba orgullosa de ser argentina, ahora me da vergüenza con todos estos malandras que tengo alrededor”.
Fuente: UNO

DEJA UNA RESPUESTA