El Tate está más unido que nunca: de pile en su tarde libre

Madelón les dio el día y los jugadores eligieron juntarse igual. Estuvieron en la casa de un allegado al club, a la vera de la laguna. Hubo torneo de metegol ¿quién ganó?

En Unión todo es alegría y buena onda. Los resultados no vienen solos: llegan acompañados de un equipo que está unido como nunca. Eso lo demuestra la decisión que tomó el plantel cuando su DT, Leo Madelón les dio la tarde del jueves libre. En vez de descansar o hacer cada uno la suya, eligieron juntarse a disfrutar de la tarde soleada.

Estuvieron en la casa de un allegado al club, hijo de un ex presidente de la institución roja y blanca, a la vera de la laguna Setúbal. En ese ambiente idílico disfrutaron de la pileta, de buena música y de una amistad incipiente que se refleja en el buen resultado que está obteniendo el equipo en la Superliga.

Porque de Unión se resalta, sobre todo, eso: es un equipo. Sin demasiados nombres rutilantes, sin estrellas del fútbol, lograron forjar un plantel que se hace fuerte en cada cancha que visita. Y que cosechó 17 puntos de los 24 que hubo en juego, para ubicarse en el segundo lugar detrás de Boca.

Los Pittón, Zabala, Yeimar Gómez Andrade y Gamba, entre otros. La foto que muchos de los jugadores subieron a sus redes emula la que se sacan cada fin de semana apenas salen al campo de juego. Nada más que en esta oportunidad, en vez de estar con la casaca roja y blanca y botines, estaban apenas provistos de una malla. Y en vez de una pelota, se ve un termo de tereré.

¿Cuál es el secreto? Bruno Pittón lo cuenta: “El cuerpo técnico nos ayudó a mejorar el tema anímico y sumaron mucho trabajo. Cuando sabes que trabajás y te sentís bien los resultados a la larga o a la corta van a llegar”. Y completó: “Somos un plantel muy unido, todos vamos por un solo objetivo. Yo salí lesionado el partido pasado y Blasi fue el primero en preocuparse cuando él es mi reemplazante”.

No sólo hubo sol y pileta en la tarde del miércoles. También hubo torneo de metegol en la casa de Guadalupe. Y, por supuesto, hubo un ganador de esa mini Superliga: la dupla De Iriondo- Aquino se quedó con el desafío.

Más allá de eso, en Unión hay un ganador claro: el club. Porque este equipo, más unido que nunca, está prendido en un lugar donde pocos podían imaginarlo. Y el segundo ganador es la hinchada, que tiene que disfrutar de ver a sus jugadores tan unidos y disfrutando juntos. Es el equipo de Madelón.

DEJA UNA RESPUESTA