Nueva evidencia cambia las teorías sobre como se pobló América

Los hallazgos, publicados en la revista 'Nature', sugieren que Alaska probablemente fue poblada hace 25.000 años; esto es 10.000 años antes que lo que creían muchos arqueólogos.

Científicos que investigan el ADN de una niña prehistórica, han descubierto que este pertenece a los primerísimos colonizadores de América, los que jamás habían sido descubiertos.

Los hallazgos, publicados en la revista Nature, sugieren que Alaska probablemente fue poblada hace 25.000 años; esto es 10.000 años antes que lo que creían muchos arqueólogos.

“Representa el linaje más antiguo de nativos americanos descubierto hasta ahora”, dijo el profesor Eske Willerslev, genetista evolutivo de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, quien fue coautor del estudio.

“El hecho de que esta población de nativos americanos sea más antigua que todos los demás grupos conocidos, la hace muy importante para abordar la manera en que América se pobló por primera vez”, escribió Willerslev en el estudio.

Los científicos llamaron a este pueblo “Antiguos Beringianos” y hasta ahora solo se conocen por los restos de la infante que han estudiado.

Conocida como Xach’itee’aanenh T’eede Gaay (o ‘niña de la salida del sol’) por los indígenas locales, los restos de la antigua niña de Beringia proporcionaron una amplia visión de la prehistoria estadounidense a Willerslev y sus colegas.

La niña vivió hace 11.500 años en un sitio conocido como Upward Sun River, en Alaska. Sin embargo, la comparación de la cantidad de similitudes y diferencias genéticas con las de otros humanos antiguos y contemporáneos, permitió a los científicos datar aproximadamente el movimiento de los pueblos antiguos, de Asia a América del Norte, a una fecha mucho más anterior.

Su análisis sugirió que los antiguos beringianos y los ancestros de otros nativos americanos, descienden de una sola población fundadora que se separó decisivamente de los asiáticos orientales hace unos 25.000 años.

“Esta nueva información nos permitirá una imagen más precisa de la prehistoria de los nativos americanos. Es marcadamente más compleja de lo que pensábamos”, dijo el Dr. Ben Potter; antropólogo de la Universidad de Alaska Fairbanks y uno de los principales autores del estudio.

Contrariamente a las expectativas del equipo de investigación, el ADN de la niña antigua no concuerda con el perfil genético de otras personas nativas del norte. Esto sugiere que la población de ‘antiguos beringianos’ se separó de otros nativos americanos hace 20 milenios, cuando estos últimos se mudaron al sur a lo largo de la costa del Pacífico.

Una vez establecidos más abajo, en la costa, los nativos americanos se dividieron en dos grupos genéticos distintos, uno en el norte y otro en el sur. El grupo del norte retrocedió más al norte, empujando a los antiguos beringianos.

En cuanto a los habitantes indígenas modernos de Alaska, no está claro exactamente qué conexión tienen con estos pueblos antiguos.

“Estos hallazgos crean oportunidades para que los nativos de Alaska adquieran nuevos conocimientos sobre sus propias conexiones con los nativos americanos del norte y los antiguos habitantes de Beringia”, dijo el Dr. Potter.

El profesor Willerslev entiende que los nativos americanos de Alaska no descienden directamente de los ‘antiguos beringianos’, sino que derivan sus genes de la población del norte de los nativos americanos que regresaron a la región. “Sin embargo pocos nativos de Alaska han sido secuenciados hasta ahora, y ¿quién sabe si algunos de ellos sobrevivieron? El tiempo lo dirá”, dijo.