Matías Rivero, el empresario que quiere revolucionar Santa Fe

Tiene 39 años y proyecta crear cinco mil empleos para la ciudad en diez años. Experiencia, viajes y opiniones. “Yo voy a terminar con la siesta en Santa Fe”, asegura.

Fotos y videos: Franco Vitali

Entrar a las oficinas de Pixel’s Hive y Endeev es como entrar en una molécula de Google, Facebook o cualquier oficina loca de California, donde uno no sabe bien qué pasa pero siente que es importante. 

En esos escasos metros cuadrados se suman voluntades jóvenes y se respira buena onda. Se superpone trabajo con ocio y seriedad con entretenimiento. Desde la vereda no se puede adivinar, pero adentro trabaja a destajo el empresario que quiere revolucionar Santa Fe.

Matías Rivero tiene 39 años, es administrador de empresas y volvió a su ciudad natal tras más de una década de experiencia en Capital Federal y en innumerables viajes por el planeta. Trabajó en la consultora Accenture, la más grande del mundo, adonde llegó al puesto de gerente; gestionó trabajos para Honda, Volkswagen y Unilever, por ejemplo; se ganó una beca e hizo un master en la escuela de negocios en el IAE y una tragedia lo devolvió a Santa Fe. En la capital provincial empezó con dos empresas con un socio californiano y prepara lo que él denomina “el proyecto de mi vida”: Initial Station, un mega espacio de coworking con el que se podrían crear cinco mil empleos en 10 años. “Va a cambiar la estructura laboral de Santa Fe. Una ciudad conocida por ser de empleados públicos… Yo voy a terminar con la siesta. Si esto prospera, la siesta muere”, avisa entre risas, en la entrevista con NexoDiario.

NexoDiario: ¿Cómo describís a Initial Station?

Matías Rivero: Es el proyecto de mi vida. Initial Station es un modelo de desarrollo. Es un polo tecnológico en esencia pero el formato en el que está siendo pensado y la visión que se tiene es distinta. Acá hay dos universidades públicas impresionantes como la UNL y la UTN y mucha gente se tiene que exiliar, lo sé porque yo fui uno. Mucha gente se va y termina trabajando en Rosario, Córdoba, Buenos Aires y el exterior. Este es un proyecto de 10 años para generar 5 mil puestos de trabajo, dentro del espacio de la Estación Belgrano. Ya estamos trabajando en la versión 2 del proyecto: todo cambió en mi último viaje a Israel. Conseguí un inversor que me hizo un control y me dijo que estábamos errando en muchas cosas. La ciudad a la que yo fui tiene un polo tecnológico de 10 mil personas y 250 mil habitantes. La mitad que Santa Fe y el doble de personas que yo imagino. Yo dije: bueno, estoy soñando un cuarto de lo de ellos, sería lograble.

NexoDiario: Si este proyecto es con recursos privados ¿Qué le pedirías al Estado?

Rivero: Yo creo que para que esto sea factible tiene que haber privados y públicos trabajando juntos. El público tiene que generar la voluntad política para que todo sea factible. Yo lo estoy pensando como un proyecto privado, pero con la participación del Estado. Yo lo que quiero de ellos, en esencia, es que nos den los terrenos y por ahí algún presupuesto para arrancar la etapa de prefactibilidad, de subir a un avión e ir a firmar con partners, inversores y clientes. Porque al fin y al cabo lo que yo quiero es tener inversores que pongan dinero en polos tecnológicos. Israel, que es el país que yo estoy mirando, tiene una demanda sin atender del 30%. Entonces si vos te asocias con un inversor de Israel no viene sólo con la plata sino también con clientes, proyectos y metodología de laburo.

NexoDiario: ¿Con qué políticos te reuniste y qué sensaciones percibiste?

Rivero: Se lo presenté a Carlos Pallotti, que era el subsecretario de Servicios Tecnológicos de Nación; a Eduardo Matozo, cuando estaba al frente del ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia. A gente de José Corral y al decano de la UNL. Lo presenté también al decano del IAE. A Nacho Peña, hermano de Marcos -el jefe de Gabinete- que es una de esas personas que anda por el mundo ayudando a emprendedores. Me falta presentárselo a José Corral, con quien espero reunirme en marzo. La respuesta fue impresionante: todo afirmativo. Pallotti, por ejemplo, me dijo: “Estos proyectos yo los vi suceder. Y muchas veces hace falta sólo un loco como vos”

NexoDiario: ¿En qué tiempo pensás que esto podría volverse una realidad?, amén de los factores que no se pueden manejar.

Rivero: De mediar voluntad política esto sería rápido. Esto está alineado con las ideas de Cambiemos. Hoy por hoy la exportación de servicios es el segundo componente más importante del PBI después del campo. Si hay voluntad política en el primer año necesitaríamos lograr un poco de presupuesto para hacer la prefactibilidad con arquitectos y un equipo comercial saliendo a buscar inversores. Al año y medio empezar la obra, que está pensada en tres etapas constructivas de 16 mil metros cuadrados cada una. Son etapas de dos años.

NexoDiario: Para pasar en limpio, Initial Station sería un coworking: entrarían muchas empresas a trabajar al mismo espacio físico para compartir recursos.

Rivero: Los basamentos de este proyecto son compartir recursos para empresas que tienen unos 20 empleados, que por ahí no puede tener contadores, recursos humanos y diferentes departamentos que podrían compartir. Agencias especializadas en impuestos o marketing. Alguien que te ayuda a internacionalizar un servicio, la primera vez que lo hace tarda un mes, la segunda dos semanas y después de un tiempo lo hace en un par de días. Y que estos servicios sean a bajo costo porque se comparten entre todos. Además de otros proyectos como el 80/20: que es darle el 20% del tiempo al empleado para que trabaje en ideas propias de la cual las empresas luego serán accionistas. Hoy las ideas en Santa Fe quedan en un liso o en un café. Y la realidad es que somos de lo más creativos que he visto: con buena preparación, buena presencia, buen inglés, con viajes por el mundo. No tenemos nada que envidiarle a nadie. Tenemos un posicionamiento medio.

Pixel’s Hive, una de las empresas que creó Rivero en Santa Fe:

Emprendedor. En sus tres años en Santa Fe, Rivero creó dos empresas: Pixel’s Hive y Endeev. Con ambas emplea a unas 15 personas, pero ya piensan en la expansión: “En breve queremos que sean al menos el doble y después llegar a unas 100 personas. Por eso ya pensamos en mudarnos a un lugar más grande”, asegura.

Pixel’s Hive es una compañía de diseño, en la que un cliente entra a la plataforma web, encarga un producto y este es derivado a alguno de los diseñadores freelance que están inscriptos en la página. “Eso pasa por un proceso de controles, el portal nuestro es como un proceso productivo de una empresa: implica distintas instancias. Y a fin de mes lo único que tienen que tener los diseñadores es una cuenta en un banco”, explica.

La segunda, Endeev, es una empresa de software. Pero Rivero la describe como “una fábrica de proyectos”. Crear y construir, esos son sus anhelos.

NexoDiario: El argentino en general no es un gran emprendedor, ¿lo atribuís a las trabas burocráticas o a una cuestión cultural?

Rivero: Fácil. Es un Estado que no ha apoyado hasta el día de hoy. De cabeza estamos bárbaro, de ideas estamos bárbaros. Pero después es muy difícil de concretar. Por eso creo que el Gobierno debe involucrarse. Mi idea es trabajar este proyecto mano a mano con las Universidades y el Gobierno, porque de concretarse va a cambiar Santa Fe. Cuando vos generas un trabajo genuino en economía se generan X puestos indirectos. En este proyecto se generan 5 puestos indirectos: es decir que si logramos crear 5 mil puestos de trabajo para Santa Fe, se van a crear 25 mil nuevos puestos. Cambia la estructura laboral de Santa Fe. Una ciudad conocida por ser de empleado público… Yo voy a terminar con la siesta. Si esto prospera, la siesta muere (risas).

NexoDiario: ¿En Santa Fe ya hay un grupo de empresas tecnológicas a las que les está yendo bien?

Rivero: Bueno, en Santa Fe hay unas 20 empresas agrupadas. Y después habrá una misma cantidad de empresas por afuera. Unas 40 en total. El tamaño promedio son de 14 recursos por empresa y el tiempo promedio que tienen es de 12 años. Bueno, nosotros tenemos el tamaño promedio en un año y seis meses. Por eso creo que se puede ir un poco más rápido. Lógicamente hay que generar el contexto.

NexoDiario: Cuándo le contas tus proyectos al empresariado tradicional santafesino ¿cómo sentís que te ven?

Rivero: Yo estoy loco, tengo una cierta locura. Initial Station es un proyecto que son 53 mil metros cuadrados. Y sé que en algunas personas genero desconfianza. Pero no pasa nada. Creo que hay una línea de jóvenes que me van a ayudar mucho en esto. Creo que hay muy buenos empresarios que estaban esperando algo así y también hay gente más incrédula, que le gusta el status quo y tiene su cajita de seguridad y no sale de ahí. Pero si yo estoy planteando un proyecto como este es porque creo que el empresariado local lo puede aprovechar. Creo en el empresariado santafesino. Nos va a faltar a todos, y me incluyo, abrir un poco más la cabeza.

DEJA UNA RESPUESTA