Madelón confesó uno de los secretos para unir al grupo

El técnico implementó un método que conoció en su paso por Belgrano, según le contó a Nexodiario. Tuvo muy buena respuesta en el plantel que está en un gran momento.

Unión sigue disfrutando de este gran momento en la Superliga. Único escolta de Boca, con cinco victorias, dos empates y una derrota. Sin dudas, la gran revelación del torneo.

Se nota y mucho la mano del entrenador. Volvió después de ocho meses y todo cambió. De repente, el equipo recuperó su ADN y hoy está en boca de todos, en el fútbol argentino.

Madelón primero es técnico, pero después tiene esa faceta de conductor de grupo. Le gusta estar en los detalles durante la diaria y siempre pensando en el jugador para fortalecer al plantel. Hasta por ahí, en algunas declaraciones utiliza palabras típicas de un docente para convencer a sus alumnos.

En su retorno, “Leo” implementó algo innovador dentro de la logística tatengue. Los jugadores deben llegar una hora y media antes del entrenamiento para desayunar todos juntos en Casasol. Lo mismo ocurre luego de la práctica a la hora de almorzar. Desayuno y almuerzo obligatorio.

El técnico explicó, en exclusiva a NexoDiario, de dónde viene esto: “Cuando nosotros fuimos a Belgrano estaba la alternativa del desayuno que no era obligatorio, pero ahí ya lo vi y me pareció una muy buena idea. Después un integrante de mi cuerpo técnico fue a observar un entrenamiento de Defensa y Justicia con Beccacece como D.T. y supimos que ellos lo hacían y abrimos los ojos.”

La recomendación llegó a través de un ex jugador de Unión: “En otra oportunidad, fuimos a ver una práctica de Lanús y Almirón nos comentó que también hacían lo mismo. Santiago Zurbriggen nos dijo que era fenomenal porque entrenaba muy bien y a partir de ahí nos convencimos.”

Madelón completó: “En el desayuno el jugador se asegura la nafta antes de entrenar y luego con el almuerzo se llena el tanque otra vez. Después puede haber algún desarreglo, pero el futbolista ya tiene los alimentos básicos.”

“Esto también fue fortaleciendo el grupo porque al principio nosotros no nos quedábamos y ahora los jugadores quieren que nos quedemos. También se suman los masajistas, los médicos, los utileros. Esta idea hasta ahora va bien.”, agregó el entrenador rojiblanco.

Luego, concluyó: “A veces en lugar de traer cualquier jugador para que se sume al plantel, prefiero este tipo de cosas que son un gran refuerzo para nosotros”.

Esto que se puede ver en la previa de los trabajos del plantel de Unión en Casasol, fue algo que exigió Carlos Tévez en su vuelta a Boca. El delantero conoció esta técnica en su paso por Europa y fue una de los pedidos que tuvo al llegar al club de la ribera.

En su momento, “Carlitos” solicitó que los integrantes del equipo “Xeneize” desayunen y almuercen en el club, antes y después de entrenar. De esta forma se podían asegurar que los deportistas se alimenten correctamente.

En el caso de Unión, también esto fue utilizado para unir aún más al grupo.

DEJA UNA RESPUESTA