Los ex consultores de CFK, también denunciados por enriquecimiento

Gurúes al horno. Los hermanos Fernando y Vinicio Alvarado eran encargados de aggiornar a Cristina o, como la llamaban en Cambiemos, de “duranbarbizarla”.

*Esta nota fue publicada por el director de NexoDiario en Revista Noticias.

Fue la “década ganada” para los hermanos Fernando y Vinicio Alvarado. Casualmente a ellos, que exportaron al Ecuador de Rafael Correa ese eslogan kirchnerista, ahora les comienzan a explotar como granadas causas por supuesta corrupción. Cualquier parecido con Argentina no es mera coincidencia.

Los hermanos fueron los mentores de la comunicación del ex presidente ecuatoriano y su influencia llegó a Argentina. Tal era la confianza que Correa tenía con los Alvarado que se lo recomendó a Daniel Scioli en la campaña presidencial del 2015 y a Cristina Kirchner en el 2017. Tal como reveló NOTICIAS en su tapa del 30 de junio pasado, Vinicio fue el gurú oculto de la ex presidenta, el encargado de aggiornarla o, como la llamaban en Cambiemos, de “duranbarbizarla”: por sus consejos, Cristina comenzó a parecerse demasiado a Mauricio Macri.

Pero el poder se termina, incluso en Ecuador. Y ahora, sin influencia en el gobierno de Lenín Moreno, aparecen causas que podrían complicarlos judicialmente. Un informe de la Unidad de Análisis Financiero, que se reprodujo en medios ecuatorianos, indicó que hubo un desvío de fondos estatales por operaciones “injustificadas e inusuales” por 7,1 millones de dólares a ocho empresas ligadas a los Alvarado.

“No existe nada absolutamente irregular”, contestó Vinicio. Y aseguró que quienes realizaron aquel estudio lograron que “datos regulares, de carácter empresarial y personal, aparezcan como indebidos, extraños o sospechosos”. Por supuesto, una defensa también conocida en este país, sirvió para intentar enterrar el asunto: “Es una clara persecución política”.

Sin cargos

Los hermanos Alvarado tuvieron que dejar el gobierno cuando su jefe político se fue de la presidencia. Y, a pesar de que Correa delegó el lugar en alguien de su riñón, el terreno con Lenín Moreno no iba a estar tan allanado como imaginaban.

“Tranquilos que sí me voy”, escribió Vinicio a la oposición en mayo del 2017, cuando asumió Moreno. Pero la idea era dejar pasar un mandato y regresar con todo el empoderamiento: no contaban con que el nuevo presidente se rebelaría y arrancaría de raíz el deseo de Correa de regresar a la presidencia.

Con el referéndum del domingo 4 de febrero, el pueblo ecuatoriano decidió eliminar la reelección indefinida. De esa manera, el ex presidente no podrá volver a presentarse y, probablemente, los ex ministros y armadores de la comunicación quedarán lejos del poder.

Eso sí, nadie podrá decir que se van por la puerta chica. Siguen ostentando el récord de “14 a cero” que incluye un ajustado triunfo con Moreno, el hombre que en la actualidad los desconoce.

“Nosotros dejaremos esto en manos de la ley y que sean ellos quienes definan la culpabilidad o no de los hermanos Alvarado”, dijo el presidente el martes 6 de febrero para terminar de dejarles en claro a Fernando y a Vinicio que estaban solos.

Son los competidores naturales de Jaime Durán Barba, el gurú (también ecuatoriano) de Mauricio Macri. Cerca de los hermanos, al consultor de Cambiemos lo consideran brillante, pero lo chicanean: “Jaime tiene más derrotas que victorias”. El asesor de Macri también tuvo problemas con la Justicia en el 2012 por la “campaña sucia” contra Daniel Filmus.

Para colmo, Durán Barba está asesorando a Moreno, a quien conoce de su juventud. De hecho, suele hacer un chiste, jugando con los nombres de sus clientes: “Yo soy macrista- leninista”.

Para los Alvarado viene el tiempo más difícil. Lejos del Gobierno y sin la posibilidad de retornar, todo se les hará cuesta arriba. “No volverán los viejos políticos”, sentenció Lenín Moreno, el presidente al que ellos ayudaron a erigir y que ahora les da la espalda.