La increíble historia entre Ruggeri y un coleccionista de Santa Fe

Las más leídas del 2017: Una conmovedora anécdota sucedió en la visita del ex futbolista a la ciudad. Le regalaron una camiseta que él valoraba y no tenía. Mirá lo que pasó.

Son esas lindas historias que rodean al fútbol. Una anécdota que Oscar Ruggeri no se va a olvidar jamás de su paso por Santa Fe. Un coleccionista le obsequió al campeón del Mundo la casaca celeste y blanca que el ex defensor vistió en la Copa América de Chile ’91, en aquel equipo de Alfio “Coco” Basile. Ruggeri no lo podía creer: “ésta no la tengo, es la de la Copa América”, arrancó cuando el coleccionista se acercó a mostrársela.

Clemente Rodriguez, tiene más de 200 camisetas. La mayoría son de Boca porque él es hincha fanático del Xeneize. En su enorme placard también guarda varias casacas de la Selección Nacional y de otros equipos del mundo. Vino a Santa Fe hace 22 años, es abogado y hace tiempo que tiene esta hermosa locura de juntar camisetas de fútbol.

“Cuki”, como le dicen sus amigos, tenía el dato que los campeones del 86′ estarían el fin de semana en la ciudad por el cumpleaños de Nery Pumpido. Después se enteró que visitarían el club Regatas, para sumarse a la movida del “Fútbol Solidario”. Clemente no lo dudó y se fue al club lagunero con sus camisetas de la selección para que se las firmen los protagonistas.

Ver más: Quién es Clemente, el coleccionista que emocionó a Ruggeri

Este cronista lo vio, estaba contra una de las paredes del gimnasio “Mocoretá”, con su bolso azul, donde guardaba las reliquías del fútbol nacional. Estaba agazapado, esperando que llegaran los campeones del mundo.

Y así fue, aparecieron todos detrás del ex arquero Nery Pumpido. Eran nueve de los campeones. Clemente se acercó a cada uno para que estamparan la firma en la camiseta del ’86. El primero en sorprenderse fue Julio “Vasco” Olarticoechea: “De dónde la sacaste, ésta es la mía, esto vale oro.”, lo mismo decían el resto de los integrantes de aquella selección de Carlos Salvador Bilardo.

Más tarde, llegó el momento único y emotivo, parte del cual quedó registrado en la cámara de NexoDiario. El coleccionista le mostró a Ruggeri una camiseta de la selección del año ’91, la que usaron en la Copa América de Chile. Era la del “Cabezón”, con el 19 en la espalda. El ex marcador central no lo podía creer y repetía varias que no la tenía.

Ruggeri le exigía: “Vení, no te me vayas”, y siguió dialogando con Clemente. Quería esa casaca, se notaba en su mirada. En un momento, el ex defensor se animó: “Pedime lo que quieras, no sé, lo que gustes.”, estaba loco por tener esa celeste y blanca. Era algo increíble, ¡Ruggeri pedía la camiseta de Ruggeri, a un coleccionista!

Y luego llegó el gran momento. “Cuki” muy emocionado y en un enorme gesto, le dijo: “Tomá, te la regalo, no te pido nada a cambio, ustedes nos regalaron la Copa del Mundo”. El ex futbolista lo miró, agarró la camiseta y le respondió: “Muchas gracias, pero agendá mi celular, quiero estar en contacto con vos”.

Pasadas algunas horas de esta situación, Ruggeri no salía de su asombro: “Nunca me había ocurrido algo así”, insistía. No paraba de agradecerle el gesto a Clemente. Inclusive luego le envió un audio de WhatsApp. Lo invitó a Buenos Aires para encontrarse con él y contar la anécdota en el programa 90 Minutos, de Fox Sports.

Ver más: Los emblemas del fútbol argentino jugaron por el Hospital de Niños

Ver más: La selección del 86 está en Santa Fe: festejo y solidaridad

Este cronista fue testigo de todo lo que sucedió el sábado 29 de julio. La emoción fue inevitable. Sobre todo porque quien escribe es amigo de ese coleccionista desde hace 22 años, cuando llegó a Santa Fe. Y entiende (y comparte) su alegría y la disfruté con él. Clemente se “desprendió” de una camiseta que ni el propio protagonista tenía (lo cual para un coleccionista tiene un valor incalculable) y decidió regalársela.

Su gesto fue tan gigante como la gloria del ’86. Fue a corazón caliente, sin pedir nada a cambio. Así es Clemente, y así debería ser el fútbol en todas sus esferas.