La columna de Leuco: “Nunca más korruptos”

Hace exactamente 14 meses, se puede googlear, yo le propuse desde esta columna darle forma a la propuesta de Ernesto Sanz: crear una Conadep de la corrupción.

Hace exactamente 14 meses, se puede googlear, yo le propuse desde esta columna darle forma a la propuesta de Ernesto Sanz: crear una Conadep de la corrupción. ¿Se acuerda? Hoy la quiero actualizar, recuperar esa idea, porque tanto Alejandro Borensztein en Clarín como Jorge Fontevecchia en Perfil se refirieron al tema este fin de semana. La catarata de funcionarios que fueron cómplices de los 12 años más corruptos de la historia democrática argentina y las dificultades que muchas investigaciones tienen para llegar al juicio, castigo y condena hace cada vez más imprescindible una solución de esta naturaleza. El presidente Mauricio Macri no supo, no quiso o no pudo implementarla. Pero si llega a salir exitoso de las elecciones de octubre, algo que está por verse, tiene una nueva oportunidad. La propuesta de Sanz sería una respuesta adecuada y una manera democrática de procesar tanta mugre institucionalizada.

Nadie está proponiendo que Macri viole la independencia de los poderes ni manipule la justicia como hicieron los Kirchner. Todo lo contario, la idea es producir un hecho de estado, un gesto republicano que pueda decirle a los ciudadanos que entre los políticos hay muchos corruptos pero que no todos lo son. Trazar una raya, una especie de borrón y cuenta nueva.

La metodología ya probó su eficacia. Se trata de designar una comisión de líderes y referentes sociales conocidos por su honradez y por su prestigio social que tenga la mayor amplitud ideológica y que se dedique a recibir testimonios e información de ciudadanos que saben mucho pero que no confían del todo en la justicia. Sistematizar esos datos, dar credibilidad y tranquilidad a los que quieran hacer su aporte sería un gran paso para ayudar y no para interferir en el trabajo de jueces y fiscales.

Hace poco sugerí una primera lista absolutamente abierta de nombres. Dije que si René Favaloro estuviera vivo lo propondría como el presidente, pero como no lo tenemos, arriesgué una serie de personalidades insospechadas: Facundo Manes, Juan Carr, Santiago Kovadloff, Beatriz Sarlo, el padre Pepe, Diana Cohen Agrest, Agustín Salvia, Juan José Campanella, el rabino Abraham Skorka, Graciela Fernández Meijide, Magdalena Ruiz Guiñazu, Paolo Menghini, Pablo Lanusse, Roberto Gargarella, Daniel Sabsay y Vicente Palermo entre otros.

La tarea de un estadista no es solamente administrar éticamente, solucionar problemas y erradicar injusticias. Eso es lo mínimo que se le puede exigir a un presidente o a una corriente que desde su nombre habla de cambio.

La política enseña que el mejor gobernante es quien sabe interpretar y decodificar las demandas sociales de una época. Claramente se escucha el reclamo de que vayan presos los que robaron y que devuelvan el dinero.

Este jueves, mañana, a las 18 hs, en Tribunales y en varias plazas de la Argentina hay una potente autoconvocatoria por las redes sociales que arden como nunca. La consigna es “Sin justicia no hay república” y no tiene camisetas partidarias ni intereses electorales. La impunidad de Julio de Vido, y del juez Eduardo Freiler fue potenciando la marcha de la bronca. Protestan contra las causas dormidas y las quieren despertar con sus gritos.

Están hartos de tanta impunidad. No proponen venganza. Solo piden justicia. Muchos van a llevar velas para iluminar metafóricamente a los jueces que buscan de verdad, la luz de la verdad.

Todo lo que pasó con Julio de Vido en el Congreso fue muy irritante. Ver que desde Cristina para abajo, su familia y sus hijos, son todos millonarios hizo el resto. Hoy están en la picota Máximo Kirchner que no puede explicar nada de su patrimonio ni de sus gastos anuales. Los dibujos contables son tan confusos que se le vuelven en contra. Florencia, su hermana, no paga las expensas de la casa que compró a 360 mil dólares con cedines y que el vendedor, el ex secretario de Cultura Jorge Coscia había comprado dos meses antes en 190 mil dólares. Y Cristina se victimiza y no paga impuestos. Y Cristobal no paga los alquileres de los departamentos de la familia Kirchner. Y todavía debe los 8 mil millones de pesos a la AFIP. Es dinero que retuvo y que no pagó al fisco por el impuesto al combustible. Y cien corruptelas más.

Lázaro Báez está peleado con su esposa y sus hijos porque no prende el ventilador (seguramente por pánico) y porque ni ellos saben cuánto de su patrimonio es de Cristina o fue de Néstor. El yate faraónico de Ricardo Jaime que por lo menos fue el único que confesó ser corrupto. José López y las obscenas escenas de corrupción explícita que hirieron la sensibilidad de los argentinos. Humillaron a los más pobres porque solamente con los 9 millones de dólares que trató de esconder en el monasterio, se podrían comprar 300 patrulleros o construir un hospital de última generación con helipuerto. Juan Pablo Schiavi también está preso. Y el fiscal pidió que la causa del siniestro ferroviario de estación Once que produjo 52 muertos vaya a juicio oral. Le recuerdo que don Julio ya tiene 5 procesamientos y está acusado de 30 delitos distintos. Y que casi todo su estado mayor está preso en Ezeiza. Falta Roberto Baratta, que al parecer era el más caro. Pero todo llega. Hugo Alconada Mon en La Nación dió detalles sobre los 14 millones de dólares que Odebrecht le pagó a Baratta, el corcho Rodríguez y el ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, Carlos Wagner.

Y falta Boudou y sus cuatro causas graves. También va rumbo al juicio oral por Ciccone. Y Anibal efedrina y plan Quinita Fernandez. Y del Caballo Suárez para que le voy a contar. Otro mafioso pesado. Y el enriquecimiento ilícito del general Cesar Milani que además violó los derechos humanos durante la dictadura. Y todos se autotitulan “presos y perseguidos políticos”, hasta Jorge Castillo el rey de la mafia de la Salada y amigo de Guillermo Moreno. El contador que puso el gancho en todas las rendiciones, balances y declaraciones patrimoniales, Víctor Manzanares nos sorprendió comparándose con Nelson Mandela. Otro perseguido ideológicamente del que no se sabe ni cómo piensa. ¿Y el Mono Miniccelli, el cuñado de De Vido que hace 10 meses que está prófugo. Hay una recompensa de 250 mil pesos. La última es el amigo de Scioli, Guillermo Scarcella que multiplicó su fortuna en un 2.300 %. Entró a la función pública con 3 millones y se fue con 83. El fiscal Garganta le ordenó que devuelva 51 millones por rendiciones irregulares. No pasaban una cena con champagne con sobreprecio. Pasaban miles de cenas que no hacían. Son tan cristianos que no solamente multiplican los panes y los peces. También los dólares y los euros.

La lista es interminable. Fueron muy corruptos y se sintieron muy impunes. Por eso dejaron pruebas, indicios y huellas pegadas en todas partes.

La herencia más maldita del kirchnerismo fue haber instalado la delincuencia organizada en el estado. Es urgente que el gobierno actual haga algo más productivo que comentar la realidad y calificar lo ocurrido como hechos bochornosos. Los gobernantes no solo deben acompañar la conciencia promedio de la sociedad. Deben liderar e iluminar nuevos caminos. Una Conadep de la Corrupción sería un mecanismo adecuado para decirle Nunca Más al cambalache discepoliano. Para que Nunca más sea lo mismo ser derecho que traidor, ignorante, sabio o chorro, generoso o estafador. Para que Nunca más el que no afane sea un gil. En dos palabras: para que los inmorales no nos igualen más. Nunca más.

DEJA UNA RESPUESTA