La columna de Leuco: “El cuervo Zaffaroni”

Hasta ahora no hay ninguna información rigurosa sobre Santiago Maldonado. Nadie aportó un solo dato contundente sobre donde podría estar el artesano.

Hasta ahora no hay ninguna información rigurosa sobre Santiago Maldonado. Nadie aportó un solo dato contundente sobre donde podría estar el artesano que apoyó a un grupito de extremistas que actúa con armas y violencia en nombre de los Mapuches. Lo cierto es que el verdadero pueblo mapuche está tan en contra de estas salvajadas seudo revolucionarias que han pedido que actúe la gendarmería para frenar sus acciones. El propio gobernador de Chubut, Mario Das Neves dijo que “son delincuentes que de mapuches no tienen nada”. Pero la realidad es que Santiago Maldonado no aparece y que el gobierno nacional y provincial tienen la responsabilidad y la obligación de mover cielo y tierra para encontrarlo y despejar todo tipo de dudas.
Mientras tanto, el cristinismo más beligerante y dogmático inició un operativo para transformar al presidente constitucional Mauricio Macri en el terrorista de estado Jorge Rafael Videla. En su delirio rezan, sueñan, fogonean y empujan la teoría de una desaparición forzada, como si fuera la época de dictadura militar. Lo hicieron Horacio Verbitsky, Estela Carlotto y sus aliados internacionales que todavía creen que los organismos de derechos humanos son independientes y no fueron cooptaos por Cristina a todos los efectos.
Es indignante que esta gente que se dice progresista y que defienden a ladrones y autoritarios como Cristina y su banda y también, directamente a dictadores como Nicolás Maduro, utilice política y electoralmente algo tan delicado como es el caso de Santiago Maldonado. Es indignante tanto cinismo y tanta falta de escrúpulos. Lo sagrado, como es el tema desaparecidos, los vacían de contenido y lo banalizan para llevar agua para su molino.
Pero lo más indignante es lo que hizo el ex juez de la Corte Suprema, Eugenio Raúl Zaffaroni. Caradura como pocos asoció directamente al gobierno de Cambiemos con la última dictadura militar. Inventó o tiene información que no dio a conocer porque atribuyó que no se conozca el paradero de Malgonado a “la imprudencia represiva” del gobierno nacional. Y agregó con una ironía típica de las hienas: “Ahora lo único que falta es que aparezca alguien que diga que lo vio en Paris, cosa que ya vimos hace muchos años. Si, se fue a Paris con una mujer, claro. Los que somos un poco veteranos lo escuchamos. ¿No?”. Este provocador hoy integra junto a Verbtisky y Alejandra Gils Carbó el triángulo de asesores principales de Cristina en su operativo impunidad para los K y de ataque al resto del mundo.
Pero lo más aberrante de Zaffaroni, que tiene una vida y una trayectoria repleta de hechos aberrantes, es que no tiene autoridad moral para hablar de la dictadura de la que fue funcionario y de la inseguridad o manejo de las fuerzas represivas ya que es el autor ideológico del sistema que premia a los victimarios de delitos y castiga doblemente a las víctimas y a sus familiares.
Insólitamente y como herencia de Cristina, Zaffaroni hoy es integrante de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos que depende de la Organización de Estados Americanos.
Pero no me voy a cansar de hacerle a Zaffaroni algunas preguntas sobre todo después de estas declaraciones a una radio kirchnerista. Allí van:
Doctor Zaffaroni:
-¿Corresponde que usted ocupe ese lugar de tanto prestigio pese a que fue juez y juró por los estatutos de dos dictaduras a falta de una y que una de ellas fue el más feroz genocidio perpetrado por Videla y sus cómplices?
– ¿Es cierto que durante el terrorismo de estado usted no le dio lugar a ninguno de los 120 habeas corpus sobre detenidos desaparecidos que pasaron por su despacho y que por el contrario redactó un manual militar en el que justificaba los golpe de estado y en el que discriminaba a los homosexuales para que no fueran parte del Ejército?
-¿ Podría confirmar si las Madres de Plaza de Mayo encabezadas por Hebe de Bonafini ahora lo definieron como “juez de la patria” porque milita para el kirchnerismo pero antes lo habían incluido en una lista de 437 jueces que colaboraron con la dictadura militar?
-¿Cuanta verdad hay en esa información que afirma que usted calificó a Néstor Kirchner de nazi de la Patagonia por violar la división de poderes en Santa Cruz y que luego se hizo amigo del presidente, de la presidenta Cristina pero sobre todo de su vice presidente Amado Boudou a quien invitó a su cumpleaños y justificó en alguno de sus delitos?
-¿Se puede estar en la Corte Interamericana pese a que hay fallos suyos denigrantes de la condición humana y decididamente inmorales y humillantes para las víctimas? Hablo del fallo Tiraboschi donde usted minimizó la violación de una nenita porque fue realizada con la luz apagada y porque no fue penetración sino sexo oral al que fue obligada la chiquita? Al imponer la pena por abuso deshonesto, sostuvo que no correspondía aplicar la pena máxima porque, entre otras razones, la víctima, una niña de ocho años, había sido abusada con la luz apagada y, en palabras de la sentencia, “el único hecho imputable se consumó a oscuras, lo que reduce aún más el contenido traumático de la desfavorable vivencia de la menor”.
-¿O aquellas famosas resoluciones donde según usted, alguien no había robado un auto porque estaba en la calle y se lo podría haber encontrado? ¿O que un cuchillo no es un arma sino un utensillo de cocina y eso fue un atenuante para un delincuente que lo utilizó?
-¿No tiene ninguna responsabilidad además de haber pagado la multa correspondiente por haber alquilado sus departamentos para que en 5 de ellos se ejerciera la prostitución? ¿No cree que sus excusas fueron poco creíbles cuando señaló que fue su amigo íntimo el que administraba esos departamentos y que usted no conocía a los inquilinos?
– ¿Sintió verguenza cuando fue al Senado de la Nación a defender su nominación y se descubrió que no había pagado 94 aportes previsionales del Registro de Trabajadores Autónomos, según la AFIP y que había omitido bienes y cuentas bancarias en el exterior en su declaración jurada?
-¿No siente algo de pudor o de culpa por ser cuestionado e impugnado por personas intachables como Rodolfo Terragno, Diana Cohen Agrest o Santiago Kovadloff?
-¿No hizo demasiado marketing con su presunta condición de celebridad del derecho y tiene solamente un post grado en la Universidad del Litoral?
– ¿Cree de verdad que se puede construir una sociedad democrática con vigencia plena de los derechos humanos y la paz con premios y sin ningún castigo? ¿El abolicionismo no nos lleva a la primitiva ley de la selva?
Finalmente, ¿no considera que sería un aporte a todos los argentinos que usted renunciara como una contribución a un país con menos inseguridad, con más protección a las víctimas y con menos hipocresía presuntamente progre?
No se asuste doctor Zaffaroni. Sé que nunca le gustaron los medios de comunicación críticos. Alguna vez hasta los responsabilizó por multiplicar noticias policiales en algo que usted definió como terrorismo mediático. Usó terminología de alto calibre. Habló de “hordas mediáticas y de terrorismo mediático que incita al linchamiento” y sugirió modificar la Constitución Nacional para acotar lo que él denomina “oligopolios audiovisuales de intereses vinculados al capital transnacional”. Está claro que usted es el Victor Hugo Morales del derecho.
Doctor Zaffaroni: tenga un poco de pudor y de respeto. Comparar frívolamente este gobierno con una dictadura y la ausencia de Maldonado con una desaparición como los de aquellos delitos de lesa humanidad hace que usted parezca un ave de rapiña. Un cuervo que come de las desgracias.

DEJA UNA RESPUESTA