La Columna de Alfredo Leuco: “El final de Julio”

Hoy ya es 3 de agosto y por lo tanto estamos ante el final de Julio. La ironía de Rolo Villar sirve para definir el pantano en el que se mueve Julio de Vido. A esta altura, el todavía diputado nacional por orden de Cristina, es un emblema que resume lo peor del kirchnerato. No solamente fue el cajero, el recaudador de las coimas. También fue el arquitecto del sistema de sobreprecios y retornos que se instaló en los 12 años de los pingüinos. Y como si esto fuera poco, hoy Julio de Vido es el funcionario más corrupto de la historia. Fue el jefe de operaciones del gobierno más corrupto de la historia democrática y ahora bate todos los records. Escuche bien, por favor: tiene más de 120 causas abiertas, 25 imputaciones por 30 delitos distintos y 5 procesamientos que en pocas semanas podrían ser 7 con una prisión preventiva, según anticipa nuestro colega Daniel Santoro. Dice que la libertad de don Julio tiene los días contados. Santoro sugiere que la sala II de la Cámara Federal va a decidir a favor del fiscal Carlos Stornelli sobre su apelación porque el juez Luis Rodríguez no quiso meterlo preso ni pedir su desafuero. ¿Se acuerda? El juez que merece dejar de serlo por varios motivos, consideró que el tipo más poderoso de diputados no puede obstruir la investigación. Justamente es todo lo contrario, tal como se vió con los 90 votos que le juntaron Cristina y Máximo para salvarlo de la expulsión. Es el presidente de la Comisión de Energía. Y el sistema extorsivo de coimas que edificó con empresarios, jueces y dirigentes políticos está vivito y coleando.

Pero para el juez Rodriguez no era necesario detenerlo ni desaforarlo como pidió Stornelli. Parece que la Cámara que integran los jueces Horacio Catani, Eduardo Farah y Martín Irurzun, la más prestigiosa del fuero, se va a inclinar por aceptar el reclamo de Stornelli. Es por los sobornos e irregularidades de todo tipo en la causa de Rio Turbio. Después de las elecciones PASO es probable que los jueces ordenen mandar a una celda a Julio de Vido por su capacidad para destruir pruebas y presionar a testigos. Sería un hecho histórico que haría tambalear el tablero de esta Cristina disfrazada de corderito patagónico.

Hay que recordar que estos camaristas ya confirmaron el año pasado la prisión preventiva para Lázaro Báez. No les tiembla la mano a la hora de tomar decisiones drásticas aunque sean hombres muy poderosos.

Pero Julio de Vido tiene muchos más problemas y muy graves también. Por algo todo su estado mayor del ministerio está procesado, preso o en camino de serlo.

Hasta ahora se venía salvando Roberto Baratta pero, creo que su suerte se terminó. La empresa más corrupta del mundo, Odebrecht confesó que también en el Soterramiento del Sarmiento pagó coimas que van de 3 a 20 millones de dólares al cartel de don Julio, el patrón del mal. El principal operador fue precisamente Roberto Baratta. Curiosamente en portugués, barata significa cucaracha. Según Hugo Alconada Mon los intermediarios de las coimas fueron Javier Sánchez Caballero y Jorge “El Corcho” Rodríguez. El primero fue la mano derecha del dueño en la empresa IECSA cuando era de Angelo Calcaterra, el primo del presidente Macri y el segundo fue socio del hijo de De Vido y operador de Odebrecht. Estos nuevos documentos secretos aparecidos por el sistema de delación premiada del Lava Jato, indican que el modus operandi fue el mismo que en la planta de aguas de Paraná de las Palmas. Es casi imposible encontrar una obra realizada por el ministerio de Julio de Vido que no haya tenido sobreprecios, coimas con el consecuente enriquecimiento ilícito de los protagonistas. Por eso la magnitud y la variedad de las investigaciones que la justicia está, desarrollando.

Le cuento otra dos. El indomable fiscal Federico Delgado pidió la declaración indagatoria de don Julio Corleone por otra defraudación al estado por la ampliación de gasoductos por 2.300 millones de dólares. La estafa se conoce como Skanska II y también está Odebrecht. Asi que a las coimas las vamos a llamar en portugués, “propinas” o DGI como figura en los documentos de la compañía. Pagos indebidos, según los eufemismos. Pero son sobornos, choreos, coimas, como a usted le guste.

Esa es una mancha más al tigre De Vido.
Pero Delgado también pidió a comienzos de la semana la elevación a juicio oral de la causa por la compra de materiales ferroviarios obsoletos y chatarra a España y Portugal. El juicio oral es el último paso antes del castigo y la condena. En esa misma situación, una cuadra antes de la cárcel, Julio de Vido está en la causa sobre el siniestro ferroviario de la estación Once que mató a 52 personas. Por este drama, está a punto de publicarse una solicitada titulada: “La hora de la justicia”, que Los Leuco firmamos con orgullo. Allí se reclama la prisión efectiva para los 21 condenados que todavía siguen caminando entre nosotros como si nada hubiera pasado. Hace 66 meses que “nos robaron para siempre una parte de nuestras vidas”, dicen entre otros Paolo Menghini y también exigen que aceleren los tiempos hacia el juicio oral a De Vido.

Paolo Menghini y Diana Cohen Agrest son el padre y la madre de dos víctimas de la ausencia o la complicidad del estado.

Uno de la corrupción seguida de muerte de los trenes y otro de la inseguridad y la impunidad con que se mueven los victimarios y la desprotección que sufren los familiares de las víctimas.

Son dos símbolos de la autoconvocatoria bajo el lema: “Sin justicia no hay República”. Los ciudadanos llamados por las redes sociales van a concentrarse dentro de 40 minutos en Plaza Lavalle pero también en varias plazas del interior del país. Quieren gritar contra la impunidad para despertar a las causas y los jueces dormidos. Muchos irán con velas para iluminar a los jueces que de verdad quieren buscar la verdad.

Todo lo que pasó alrededor de Julio de Vido potenció y multiplicó esta protesta ciudadana. Encima De Vido declaró un patrimonio modesto y no aparece ni siquiera la mansión berlusconiana que tiene en Puerto Panal, en Zárate. Dicen que está a nombre de su esposa Alessandra Miniccelli. Ella también debería ser investigada a fondo por los fondos que recibió de su marido para filmar un panfleto en contra de Clarin y Papel Prensa. Lo hizo en complicidad con la esposa de Guillermo Moreno. Y también, esta familia ejemplar, exhibe que el Mono Miniccelli, cuñado de don Julio sigue prófugo hace 10 meses. Lo está buscando Interpol y hay una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte datos sobre su paradero.

Como puede verse, son las últimas imágenes del naufragio de don Julio y su jefa material y espiritual, Cristina Elisabet. Don Julio dice que es un perseguido político y que lo quieren llevar al patíbulo. Ese es el lugar donde se ejecuta la pena de muerte. No es cierto. Nadie quiere matar a De Vido. Quieren que pague con la cárcel por lo que hizo y que devuelva el dinero al pueblo. Nadie quiere matar a De Vido. Pero todos queremos matar la corrupción de una buena vez. Para que nazca la República de la Honradez que nos merecemos. ¿No le parece?

DEJA UNA RESPUESTA