Jorge Guinzburg: a 10 años de su muerte, los mejores momentos de su carrera

El periodista que marcó la historia de la televisión argentina. Mirá algunos de sus mejores momentos, incluso cuando se tuvo que afeitar el bigote en vivo.

El 11 de marzo del 2008 fallecía Jorge Guinzburg, uno de los conductores de televisión más emblemáticos y carismáticos de la argentina. Lo hizo en el sanatorio Mater Dei producto de una infección pulmonar.

El periodista, humorista y conductor había sido internado debido a una infección pulmonar que lo afectada desde niño, que lo tuvo a maltraer durante 2007. Una semana atrás se había quebrado una vértebra.

En televisión fue autor, conductor y productor de numerosos ciclos humorísticos y periodísticos, como por ejemplo La noticia rebelde, Peor es nada y La Biblia y el calefón, con el que volvió en enero de 2008 con el estilo que lo caracterizaba, y con el que transformaba sus entrevistas en momentos de pura risa.

Al momento de su muerte se desempeñaba como conductor del programa matutino Mañanas informales, donde trabajaba con su mujer Andrea como productora y con sus compañeros Ernestina Pais, Gastón Recondo y el Payaso Mala Onda.

Además de su importante protagonismo en televisión, Guinzburg desarrolló gran parte de su carrera en la radio y en el teatro, donde creó, dirigió y protagonizó diversas obras.

Este genio de la televisión, hincha fervoroso de Vélez Sarsfield, trabajó en las famosas revistas Satiricón y Humor. En el año 2006 publicó el libro Sesiones extraordinarias (desde el diván) donde se pueden leer sus columnas publicadas.

La apuesta del bigote. Uno de los hechos más cómicos que se recuerda de Jorge Guinzburg de los últimos tiempos es la apuesta que perdió a manos de Gastón Recondo y que le costó afeitarse el bigote característico de su rostro.

El 23 de marzo de 2007, en la transmisión de Mañanas informales , Gastón Recondo, columnista deportivo del programa, expresó su deseo de bajar de peso, con el objetivo de llegar el 4 de mayo, día de su cumpleaños, a pesar 83 kilos o menos.

A raíz de ese comentario y motivado por la poca fe que tenía en su compañero de aire, Guinzburg lanzó: “Si vos pesás 83 kilos o menos, yo me saco el bigote”. Y poco tiempo después sus propias palabras se convirtieron en su principal enemigo, ya que Recondo consiguió cumplir la meta que se había propuesto y no le quedó otra opción que afeitarse su característico bigote.

Recibió numerosos premios tanto nacionales como internacionales, entre ellos, el Premio Konex de Platino como mejor conductor de la década (1991/2000) y el Martín Fierro en varias oportunidades por la conducción, creación y producción de distintos ciclos.

Asimismo, recibió los Premios Broadcasting, Prensario, Argentores, el Premio Media de la televisión española, el Clío, la Medalla de Oro en los festivales de Cannes y Nueva York, y el Premio INTE 2003 en Miami.