Según ANSA, el fenómeno se formó en el mar frente al puerto Portosole y duró unos minutos, causando pánico entre los habitantes de la ciudad y los turistas de San Remo, Italia.
Los fuertes vientos golpearon la zona costera y el centro de la urbe, dañando vehículos, techos, vidrios y haciendo que la gente busque refugios improvisados.

DEJA UNA RESPUESTA