Con 98 años se mudó para cuidar a su hijo de 80 años

Esta es la tierna historia de una madre y su hijo, que aún continúa cuidándolo como cuando era un niño.

Esta tierna historia salió de Inglaterra, donde una madre a los 98 años continúa cuidando de su hijo. Vivieron juntos toda la vida pero como la salud de Tom se deterioró tuvo que ir a un hogar para mayores. Su máma, 18 años mayor, al poco tiempo se fue a vivir con él.

La inglesa Ada Keating, de 98 años, se mudó a una residencia para mayores aunque no lo necesitaba. Quiso acompañar a su hijo Tom, de 80, quien había ingresado a un hogar para mayores un año atrás.

La situación fue para sus allegados un gran acto de amor por parte de Ada.

“No importa la edad, nunca dejas de ser madre”, dijo Ada al periódico local de Liverpool y relató como es su nueva rutina: “Todos los días voy a la habitación de Tom a darle los buenos días y las buenas noches. Cuando salgo a la peluquería, él está pendiente de mi regreso y cuando vuelvo me recibe siempre con los brazos abiertos para darme un abrazo.”

La realidad es que antes de que Tom tuviera que mudarse para recibir mayores cuidados, los dos vivían juntos en la casa de Ada. Él fue el primero de cuatro hermanos y el más apegado a su madre. Nunca se casó ni tuvo hijos y vivió siempre con ella.

La nieta de Keating, Debi Higham, y otros miembros de la familia suelen visitar a Tom y Ada en su nuevo “hogar” y dicen que la familia está feliz de que ambos puedan volver a estar juntos.

DEJA UNA RESPUESTA